sábado, 4 de octubre de 2014

Segunda Temporada—Como solíamos hacerlo




Capitulo tres...
Recuerdos fallidos.
-Vamos Tom, ¿Que esperabas? Si tú la dejaste... Y luego lo que pasó con ese asunto de Daniel. Ella aun tienes cicatrices.
-Sabes que yo no lo sabía, que ella...-Y entonces reaccione, como era posible que estuviera ahí preguntando por la mujer que alguna vez me mintió. Haciéndome creer que era un Chico. ¡Joder! Era el más imbécil del mundo. - Gracias Georg hiciste que abriera mis ojos. Adela es una mentirosa. Adela es una...
-No te atrevas a faltarle al respeto en mi presencia, porque ambos sabemos que te lo merecías.
-¿Desde cuándo te llevas tan bien con esos malditos nerds?
-Desde que soy un nerd como ellos ¿ya se te olvido que yo era el nerd que hacia tus tareas porque tú eras y siguen siendo un descerebrado?
-Pero tú eras mi nerd, eras cool como yo y el imbécil de Andy.
-Tú no eres como ellos.
-Lo soy Tom. Ahora si no tienes una emergencia médica. Por favor vete. Que ya me quiero ir a mi casa.

Lo observe indignado, demonios pensé que era mi amigo. Ahora me sentía muy solo más de lo normal. Camine hacia el elevador, sin prestarle atención a nada, hasta que una pareja me rebaso y llego hasta el elevador. Y entonces ahí estaban dándome la espalda agarrados de la mano. La reconocí por su inconfundible melena color sangre. Se apresuraron a entrar al elevador.
"Vamos no te quedes ahí, síguelos. Enfrentarte a Andy, se está yendo y se va con tu novia”

Esa maldita voz, pero ya no me importaba que estuviera loco obedecí a mi subconsciente y tome el elevador hacia el estacionamiento. Debían de estar ahí, ¿En dónde si no? Observe el estacionamiento hasta que volví a divisarla mientras abordaba el vehículo.
"Síguelos"
Y nuevamente hice caso y los seguí hasta llegar al edificio en donde se encontraba si departamento. Aparque enfrente y los seguí con la mirada, Adela se veía igual de hermosa que siempre Andy se veía igual de imbécil que siempre. Tenía que bajar y hablar con Adela. Quería romperle la cara a Andy.
¡Joder!
Hace media hora había recordado lo de Daniel y ahora mismo me quería ir a arrastrar a los pies de Adela, pero que demonios estoy haciendo. Estaba volviéndome loco. Pero por otro lado en el fondo había perdonado a mi bellísima ex novia.
"Necesitas un trago, para relajarte"
Nuevamente puse en marcha mi coche rumbo al bar más cercano. Necesitaba un trago eso era lo que necesitaba. Tenía que relajarme y aclara mis ideas.
Alguna vez Martin me había hablado de un bar de bellas mujeres internacionales en Leipzig y eso era lo que necesitaba ir a ese bar, ver Hermosa y atractivas mujerea bailar mientras me tomaba un trago.

-Buenas noches ¿Que desea tomar?- me dijo el mesero. Mientras me guiaba a una mesa cercana a la pista de baile.
-Un whisky-el joven asintió y mire la pista en donde una Hermosa chica de cabellos dorado terminaba su actuación. Y a continuación se escuchó una voz que provenía de algún lugar del bar.
- Y ahora con ustedes la hermosa Luna... Un fuerte aplauso.

El salón se oscureció y a continuación empezó a oírse una suave y romántica canción. Las luces de la pista se veían tenuemente revelando a una chica esbelta, alta y pelirroja chica enfundada babydoll morado. La mire ¿Porque todo me la recordaba? Su perfil, su cabello su estatura, con excepción de sus ojos que eran color miel y su piel era ligeramente apiñonada. La observe moverse en la pista mientras se desnudaba y mire el bar que estaba en silencio y fue ahí cuando me di cuenta que ella era especial no solo hombres veían su baile también habían chicas, parejas de novios incluso la bailarinas habían salido a verlas. Volví a mirarla ya estaba completamente desnuda mire cuando termino, y entonces le sonrió a su público y su mirada era la más dulce que había visto no debía tener más de 20 años de edad. Era hermosa.
-¿Sera que pueda hablar con esa chica? Luna.
-Claro-Y me hizo un Seña para que lo siguiera. Toco una puerta y apareció ella
-¿Que paso Luque, me traes un privado?-me miro y me dedico una hermosa sonrisa.
-No exactamente, el quieres hablar contigo
-Si vienes a ofrecerme ser actriz y todo eso mejor ahórrate tus palabras. No estoy interesada.
-No solo quería... ¿Podemos hablar en privado?-me examino y luego se dirigió a Luke
-Si tengo problemas, te hablo-y se apartó para dejarme pasar a su privado.
Se había puesto nuevamente el babydoll y había sujetado su cabello en una trenza.
-¿Y bien si no eres director de cine, entonces eres?
-Soy Tom Kaulitz, fotógrafo y si me gustaría trabajar contigo-dije mientras le daba una de mis tarjetas de presentación.
-He Tom Jaulita yo ya he tenido ofertas de este tipo y mi respuesta sigue siendo no. No me interesa.
-Pero mi oferta es mejor, yo te ofrezco un trabajo permanente donde ganaras mejor que aquí y claro no tendrías que bailar frente a un montón de hombres.
-Mire sr Kaulitz yo no soy una prostituta si eso insinúa si no lo noto también habían mujeres a mí me gusta mi trabajo. Así que si no tiene nada que más que decir por favor retírese.
-Lo siento no quise ofenderte. ¿Puedo reparar mi error invitándote a comer?
-No, ahora por favor vallase que tengo otro show y tengo que alistarme,

Y entonces salí de su privado, era hermosa, se parecía mucho a mi Adela. Yqueria saber más de ella estaba seguro que regresaría al día siguiente a verla bailar y cautivar a todos. En tanto seguí bebiendo mientras observaba a las otras bailarinas y ninguna lo hacía tan bien como Luna. Nadie tenía esa elegancia, estilo y delicadeza de ella.
Mire el reloj eran las 2:00am y estaba ligeramente ebrio, pero aun podía conducir y tratar de pensar. Abandone el bar después de ver a Luna bailar por última vez. Aborde mi automóvil y conduje sin rumbo hasta que nuevamente llegue al edificio en donde Adela dormía en otros brazos que no eran míos, en donde Adela y Andy hacían el amor todas las noches. En el edificio en donde vivía mi princesa. Por unas horas había estado viendo a Luna, una hermosa bailarina que me la recordaba y que había prometido regresar a ver. Y ahora nuevamente estaba como estúpido medio ebrio pensando en ella, no sé a qué hora me baje del vehículo ni como acabe en la recepción del edificio.

-¿Es usted paciente del? El doctor Andy me dio órdenes de que no lo molestaran a menos que sea del hospital
-E urgente, necesito verlo-le dije al chico que estaba en la recepción.
-Bueno las hablare haber que me dice. Estas no son horas de visita-levanto el teléfono y marco unos números mientras esperaba me observaba con recelo-Buenas noche Doctor, perdone que lo moleste pero es que aquí ay un hombre que quiere verlo dice que es muy urgente- me examino-¿Cuál es su nombre?
-Tom, Tom Kaulitz
-Tom, Kaulitz-el Chico permaneció en silencio-Si Tom Kaulitz eso fue lo que dije-afirmo el Chico y corto la llamada-Puede pasar, es el 5to piso el departamento 483.
-Gracias
Le dije y camine hacia el elevador.
"¿Estas demente? ¿Qué haces aquí? Da la vuelta y lleva tu trasero a tu automóvil y vete de aquí"
"No lo hare, ya estoy aquí" me dije cuando salí en el 5to piso y me dirigía al departamento 483.

Camine nervioso y mire la puerta con el reluciente número y cuando iba a presionar el timbre. La puerta se abrió y tras ella a apareció la cara pálida con ojos azules y cabello rubio platino de Andy. Me miro igual de sorprendido que yo, con la misma ira y rencor. ¿Cómo es que lo considere mi amigo? si ese mal nacido se había aprovechado de la situación y había enamorado a mi chica.

-Valla que espantosa sorpresa
-Sigues siendo el mismo estúpido que recuerdo
-¿Qué quieres Tom?
-Quiero aventarte desde el edificio más alto, y luego hacer el amor con Adela.
-Lárgate de aquí, ella y yo nos vamos a casar.
-Ni te hagas ilusiones, ella es mía Andy. ¿Porque no la despiertas y le preguntamos a quien ama?
-Ella no está aquí-Lo mire con odio y lo empuje adentro de la habitación.-Estas ebrio, lárgate de aquí.
-¡Adela!-grite y Andy se apresuró a levantarse.
-Está dormida, ha estado enferma cállate o te parto la cara imbécil
-¿No que no estaba?
-¿Cómo averiguaste en donde vivimos?
-Eso no importa-dije alterándome cada vez más, quería matarlo y entrar a la habitación en donde ella dormía. Quería besarla cuidarla.
-Cállate imbécil ¿Porque no nos sentamos y platicamos?
-Quiero verla.
-Si no te callas hare que te saquen, este ebrio y haces escándalo.
Y después de oponerme por tercera. Vez, ambos tomamos haciendo en la sala de estar con un café enfrente de ambos, no podía creer que estuviera como sentado tomando café con ese imbécil. Tenía que matarlo y ver a mi novia.

-Quiero verla.
-Estas ebrio y son las tres de la mañana ella está dormida.

Permanecimos en silencio. Mientras observaba las fotografías que adornaban la sala. Ella y el, en alguna playa del mundo. Ello en la ceremonia de titulación, en la escuela. Escalando, sonriendo. No quería imaginarme lo felices que habían sido en esos viajes pero las fotografías decían todo. Tome un sorbo del café y me estremecí de solo pensar en las veces que el la había tocado, besado. Y cada vez lo odiaba más.
-Tom ella y yo nos casaremos. Ella ya no te ama. Déjanos ser felices.
-Ella está contigo para olvidarme.
-Tom...-se escucharon un débiles pasos y se abrió la puerta de la habitación, y entonces escuche su adormilada y hermosa voz.

-Amor ¿No crees que es muy tarde para visitas?- y sentí su mirada clavarse en mi espalda.
-Si amor, en unos minutos voy acuéstate.

No me atreví a verla. Solo escuche cuando ella cerró nuevamente la puerta. Andy se dirigió al buro y saco una cajita. Me miro y de la caja agarro una pulserita colorida. Que decía "Adela"
-Esto te pertenece. Es lo único que si es tuyo.
Lo mire y entonces no sé cómo acabe encima de él  golpeándolo y el golpeándome a mí. La puerta se abrió nuevamente y ahora ambos la observábamos y ella a nosotros.
-Tom


Sigueme

Gracias por tu visita, regresa pronto