miércoles, 29 de octubre de 2014

Segunda Temporada—Como solíamos hacerlo




Capítulo 17
Final
Como solíamos hacerlo
—Si algo ocurre mientras no esté, me llamas al celular lo tendré encendido. Cuiden bien a Elizabeth
Después de dar las instrucciones por milésima vez mi padre y yo nos dirigimos hacia donde estaba Adela. Faltaba una hora para abordar el avión pero con las filas que teníamos que hacer apenas habíamos llegado con tiempo exacto.
—Adela hija—le dio un abrazo y beso su mejilla—Pensé que no vendrías, ya estaba buscando formas de arreglármelas sin ti.
—Sabe que ante todo está el profesionalismo
Adela y yo estábamos a cada lado de mi padre, la observaba de reojo mientras mi papá hablaba.
—Negociaremos para que inviertan en nuestra empresa, Daniel venia conmigo. Tu padre como nos hace falta pero tú eres muy brillante querida así que no me preocupo por nada del mundo. Y quiero que ambos me ayuden Tom te traje a ti porque tú eres de producción y quiero que les muestres de lo que somos capaces y hacemos en la empresa y si todo sale bien en diciembre iríamos a New York para tratar asuntos con algunos viejos socios.
Adela estaba un poco desconectada pero le había memorizado cada palabra que había dicho mi padre. Quería hablar con ella de cualquier cosa pero en el avión tampoco pude porque mi padre se sentó en medio de ambos y no dejo de hablar de lo emocionante que era para el este negocio.
Y Adela se emocionaba cuando mi padre hablaba del buen hombre que era su padre y de lo maravilloso que era para hacer negocios. Ella esperaba ser igual a él, estaba orgullosa de su padre.
En la recepción de hotel mi padre estaba registrando la entrada y cuando se acercó a nosotros nos entregó las llaves de la habitación.
—Estaremos aquí tres días y dos noches los espero a las 6:00pm sean puntuales
— ¿Te veremos en la recepción?
—Si
Mi habitación y la de Adela eran habitaciones contiguas y las separaba una puerta. Mi padre nos había citado a las 6:00 pm aún faltaban dos horas. Decidí hablarle a mi mamá solo porque me apetecía.
—Tomy
—Mamá ¿Cómo estás?
—Muy bien hijo he estado platicando con Simone— mi mamá y la tía de Adela se habían vuelto amigas desde que éramos novios y cuando terminamos aquello no afecto su amistad—Me conto lo de la boda de Adela.
—Mamá quiero recuperarla, pero no quiero aprovecharme de la situación
—Me alegra escuchar eso hijo. Bueno creo que sería prudente empezar a llevarte con Adela como cuando eran amigos
—Mamá es que Adela y yo llevamos otro tipo de relación pasamos de odiaron a ser novios
—Entonces sera un poco difícil pero amor sé que tú podrás
—Gracias mamá
—Te quiero mucho Tomy
—Te hablo mañana
Mi mamá corto la llamada y me quede más de quince minutos pensando en cómo acercarme a Adela. Pensaba en ella, no podía quitarme de la cabeza su rostro cuando estaba esperando a Andy. Jamás la había visto tan ilusionada y me duele pensar que ni siquiera cuando éramos novios. Y luego las imágenes de su rostro de decepción su mirada ya no era la misma su brillo se había muerto. En una semana había cambiado mucho se había vuelto más dura tale su corazón se había enfriado y ¿Tenia oportunidad? No lo sabía pero haría hasta lo imposible para recuperarla. Yo si la amaba.
A las 6:00 pm ahí estaba Adela con mi padre, me apresure a alcanzarlos.
—Ya llegaron por nosotros.
Caminamos hasta el automóvil que nos llevaría a donde quiera que fuéramos. Los seguí de cerca.
—Tu corbata Tom
Adela me miro y sin decir más acomodo bien mi corta, sonreí cuando ella lo hizo y llegamos a una empresa. Mi padre salió de primero después Adela y por ultimo yo. Caminamos en dirección a la recepción.
—Buenas Tardes. Soy Jorg  Kaulitz.
—Ah sí señor Kaulitz. El señor Conner ya lo esperaba.
La recepcionista nos entregó los gafetes y subimos por al ascensor al séptimo piso. Para reunirnos con los directivos de aquella empresa.
Aunque no me concentraba del todo bien, Adela estaba a mi lado y su aroma me encantaba la miraba de reojo y no podía dejar de pensar en ella. Me estaba matando las ganas de besarla, pero esa seres una acción imprudente estando acompañados por mi padre.
—Jorg—Un hombre de aspecto mayor saludo a mi padre con mucha cordialidad— ¿cómo has estado?
—Muy bien ¿Estás listo para hacer negocios? Conner
—Por supuesto, ¿Y qué tal si pasamos a la sala de juntas?
Caminamos hasta uno salón en el que había una mesa y varias sillas.
—Te quiero presentar a la economista de la empresa Adela Trumpar
— ¿La hija de Daniel?
—Si—contesto y trato de sonreír
—Que hermosa es
—Y muy inteligente. Y él es mi hijo Tom
Nos saludó a ambos y nos sentamos enfrente de la mesa.
—Entonces escucho tus propuestas
—Adela hija habla con ellos
Adela le entrego un folder con las propuestas que ella había preparado y comenzó a explicarle cada uno de los puntos. Yo me perdí entre su voz y mis pensamientos, al grado que solo veía como movía sus labios sin voz para mí. Solo observaba a mi padre que sonreía y presumía del gran talento que tenia Adela.
— ¿Y qué te ha parecido la propuesta?
—Después de escuchar las propuestas y dado que la señorita Adela es la mente detrás de esta gran propuesta. Te espero mañana para firmar el contrato.
Se estrecharon la mano y Adela sonrió por primera vez y luego me miro. Le quise sonreír pero por alguna razón no pude. Suspire y nadie lo noto mi padre nos miró a ambos y junto con el señor Conner salimos de la sala de juntas.
Y nuevamente el automóvil avanzo por las oscuras e iluminadas calles hasta llegar al hotel. Mi padre derrochaba felicidad y Adela estuvo tan callada que pensé que se había quedado dormida.
—Iré un rato al bar de hotel
—Yo iré a mi habitación
Me quede mirando como Adela y mi papá se iban en direcciones opuestas y tenía ganas de tomar algo pero igual quería ir con Adela. Así que esa fue mi decisión.
Cuando llegue a la habitación la puerta del cuarto de Adela estaba cerrada. Pegue mi cabeza a la puerta y así estuve por mucho tiempo. Aun no tenía la excusa perfecta para entrar a su habitación. Así que sin un plan decidí que era mejor darme una ducha y pedir servicio a la habitación. Me apetecía una hamburguesa y pensar. Últimamente pensaba mucho y era solo porque no buscaba una forma de hablar a Adela. Mi subconsciente me obligo a salir de mis pensamientos cuando el servicio al cuarto llego. Pero en lugar de cena para uno, era cena para dos.
—Gracias—le di la propina y camine hasta la habitación de Adela, toque varias veces con los nudillos hasta que ella me abrió la puerta
—Qué bueno que ya haya llegado
—Me preguntaba si puedo acompañarte—me miro un par de segundo y asintió
—Pasa—Se hizo a un lado y entre a su habitación. Tenía la la-top en la cama, al parecer trabajaba en algo y tenía el pijama ya puesta
—Estuviste brillante ahí Adela
—Gracias Tom
—De nada—le puso los aderezos a la hamburguesa y sonrió
— ¿Cómo te has sentido?
—Creo que bien
—Es bueno saberlo
Aquella plática resultaba un poco estúpida e incómoda. Nos quedamos en silencio por varios minutos que parecieron eternos. Pero de alguna forma aquel silencio me tranquilizaba y hacia que nos conectáramos.
—Esta hermosa esta noche
—Gracias Tom
Y hubo otro frio y largo silencio.
—Ahora dirás que me amas y todas esas estupideces ¿No?
—Lo iba a hacer pero tú ya lo sabes, no creo que valga la pena mencionarlo si tú no te sientes agosto
—No, eso no me hace sentir agosto porque es una mentira
— ¿Alguna vez hablaremos de lo que paso entre nosotros?
— ¿Tendría algo de bueno recordarlo?
—Más de lo que tú piensas
Comenzó a caminar y aquello hizo que me desesperara, se quedó mirando por la ventana. Yo me acerque a ella y la abrase, ahora sentís más de cerca el calor de su piel y el aroma de su cabello.
—Te amo—gire su cuerpo para que me mirara—Adela yo te perdone lo del engaño de Daniel desde que lo supe, pero nunca me pude perdonar que te lastimara como lo hizo. —acaricie la cicatriz que tenía en su ceja y que aún se veía un poco entre su ceja—Sé que ambos nos lastimamos pero estoy completamente seguro de que no soy la persona que más daño te ha hecho.
—Tom—su voz pareció quebrarse ahogo su llanto. Me miraba con los ojos vidriosos
—Te amo, entiende que toda la vida te amare—me abrazo y acurruco su rostro en mi pecho. Sollozaba y me sentí mal
Camine con ella hasta el sofá y espere a que se tranquilizara. Solo la observe en silencio hasta que ella sonrió débil mente.
—Lo siento Tom es solo que ya no sé qué pasa conmigo. Estoy muy confundida
—Lo sé y te entiendo
—No sé qué voy a hacer
— ¿Que estás diciendo? Pues ser tú. Adela antes no necesitabas de nadie para ser feliz, cuando llegaste a la escuela eras otra persona. Todos o al menos la mayoría sabían tu historia y no dejabas que nadie sintiera lastima por tu historia porque eras fuerte, y feliz. —la mire ahora un poco molesto—Adela ¿Que ha pasado con la niña feliz eh impenetrable que conocí?
—No sé, ni yo misma me reconozco—Suspiro frustrada—Antes Andy me hacía sentir invencible
—O vamos Adela Eso es algo estúpido ¿Quién te hará sentir como que eres invencible? ¿Enserio? O vamos ¿Eso es malo o peor? Adela yo te amo y soy tuyo ¿No te das cuentas?
Permaneció callada observándome.
—Adela no seas tonta eres invencible sola porque siempre lo has sido cariño
Me acerque a ella para besarla. Ella correspondió a mi beso y suspiro cuando la abrase. Nuevamente la tenía entre mis brazos sintiendo su calor y su suavidad.
Se sentó y se acomodó bien
—Lo siento Tom
—No, no importa—No quería quedar nuevamente en silencio y no sabía cómo romper el hielo ¿Pero es inútil todo se había congelado?—Sera mejor que me vaya—Me puse de pie
—No—Se apresuró decir—Quédate—mire a verla y ella igual se puso de pie—Quédate esta noche conmigo
Adela me abrazo otra vez y permanecimos por mucho tiempo así hasta que nuestras miradas se cruzaron. Su mirada nuevamente volvía a ser tierna y tenía ese hermoso brillo que tanto me gustaba.
Acaricio mi rostro y me beso otra vez, rodee su cintura con mis manos, nos separamos y le sonreí otra vez la bese y ella se par de puntitas como solía hacerlo antes. Su lengua jugueteo con la mía y comenzó a besar mi cuello y aquello pareció encender cada parta de mí. La gire sobre su cuerpo para acostarla en la cama.
Y ahí estaban sus tiernos ojos verdes, no como solía imaginarlos en todas las chicas que me acosté. Tampoco como solían aparecer en mis sueño o como los cambiaba en los de luna. No ahora eran los ojos verdes de Adela los que me miraban, era su piel la que acariciaba, sus labios los que besaba. Era su calor, su cuerpo desnudo el que tenis entre mis brazos. No era nadie más que ella y solo ella Adela, el amor de mi adolescencia, de mí ahora. Era el amor de mi vida. No existía nadie más en aquella burbuja solo éramos ella y yo viviendo en un mundo paralelo, como siempre fue, como solíamos hacerlo.
Y ahora no estaba dispuesto a dejar mi princesa sola, como lo había echo muchas veces. No por supuesto que no sería tan imbécil para volver a cometer el mismo error. Ahora me quedaría con ella hasta que ella lo quisiera. Porque la amaba y no estaba dispuesto a perderla otra vez. No otra vez.
[~]
Adela quiso irse aquella mañana de Berlín y mi padre no se opuso a que ambos nos lo dejáramos de todos modos el trabajo estaba hecho. Y yo solo quería estar con Adela todo lo que fuera posible.
—Ya está haciendo frio ¿No crees?
—Eso parece
El invierno se acercaba a pasos agigantados a Alemania que ya las suaves brisas otoñales se veían opacadas por los ventarrones invernales. Y aquel era un pretexto bueno para abrazarla.
De regreso a Leipzig Adela apoyo su cabeza en mi hombro y nuestras manos  estuvieron entrelazadas dándose calor entre ellas. Yo de vez en cuando la miraba con disimulo y sonreía para mis adentros. Y cuando llegamos al aeropuerto la lleve a su casa con la esperanza de que me invitara a pasar pero no lo hizo. Solo nos dimos un largo beso que me hubiera gustado que durara toda la vida.
— ¿Y papá?
—Regresa mañana en la tarde
— ¿Porque tu regresaste antes?
—Ya no había más que hacer
—Te vez diferente Tom
— ¿Que tengo de diferente? Elizabeth
—No sé. Es solo que este diferente pero no sé qué es
—Oh ¿pero diferente para bien o diferente para mal?
—Solo diferente
—Diferente es genial. Elizabeth me iré a dormir.

Y el sueño fue reconfortante Adela era mía. O a menos estaba seguro que lo era. Así que dormí plácidamente pensando en eso en la vida que haríamos Adela y yo. Pero mis sueños fueron frustrados al día siguiente al llegar a la oficina y encontrarme con la oficina de Adela vacía. En ese momento sentí que estaba viviendo una pesadilla. Adela no se podía ir y menos sin mí. Nuevamente la había perdido.

Notas:
Hola chicas, espero que estén bien. Si sé que tal vez les tomara por sorpresa el capítulo final, a mí igual me tomo por sorpresa pero si les soy sincera ni yo misma sabía cuántos capítulos iba a tener y como ya no se me ocurre otro argumento prefiero darlo por finalizado. Aunque aún queda el epilogo. Y estaba teniendo otras ideas para hacer algunos capítulos que por diferentes motivos no se pueden incluir en esta parte de la historia, tal vez haga una tercera temporada. Así que bueno ¿qué les parecería una tercera temporada? Creo que por el momento es todo lo que tengo que decir. Nos vemos chicas ♥

4 comentarios:

  1. Konichiwa (?)
    Pero porque, no ay espero que todo mejore en el Epilogo. y debo decirte que yo si quiero que hagas una tercera parte aunque sean pocos capítulos.
    Sabes que tu historia es de las pocas que leo,me gusta mucho el argumento inicial y en la segunda temporada todo esta muy bien. La verdad yo esperaba que Tom y Adela estuviera juntos asi que esperare al epilogo para poder leer con mas detalle lo que pasara con ellos.
    Sube pronto y quiero leer una tercera temporada ♥

    ResponderEliminar

  2. Noooooo
    Yo no quiero que Adela y Tom estén separados, Por favor que estén juntos y felices.
    Quiero leer el epilogo y quiero leer esa tercera temporada asi que no te demores tanto ;(

    ResponderEliminar
  3. Hola
    Sabes que yo me sorprendi muchisimo pero ay no seas mala y pienso que si tienen algunas ideas para algunos capitulos pues incluyelos Dani tiene razon aunque sea un tercera temporada chiquita pero hazla.

    ResponderEliminar
  4. Nooo no puede terminar asiii!!

    Yo quieroo que Adela y Tom esten juntos..

    Siii otra temporadaaa. Catalinaaa.. No la dejes ahii..

    ResponderEliminar

Sigueme

Gracias por tu visita, regresa pronto