martes, 21 de octubre de 2014

Segunda Temporada—Como solíamos hacerlo



Capítulo 11
Por: Adela
La petición más importante.
—Adela cálmate—Andy me sujeto muy fuerte—No puedes pasar. Tom va a estar bien.
—No, por favor necesito esta con él. Andy no se puede morir, quiero estar con Tom. Por favor Andy.
—Adela no puedes pasar esta fuera de los límites.
Me recargue en su pecho y ya no me pude controlar empezó a llorar con violencia. Quería morirme no podía estar pasando aquello, no quería que el muriera.
—Andy—Georg se acercó—No llego Mario y tú eres el único que puede ayudarnos.
—Georg yo no he terminado con las practicas sabes que...
—Siempre ay una primera vez además te sabes lo teórico lo practico solo lo aprenderás si haces la práctica. Andy por favor es una emergencia la vida de alguien está en peligro.
Andy había empezado otra especialidad como cirujano y era muy inteligente tal vez estaba batallando con la enemistad que tenía con Tom pero ambos sabíamos que podía hacerlo.
—Por favor Andy—Sentí como las lágrimas caían por mis mejillas—tu puedes hacerlo—suspiro y asintió—Por favor sálvalo.
Me dio un beso en la mejilla y se fue con Georg. Aun sentía mi corazón palpitar muy rápido. Me senté en una de las sillas de espera y entonces recordé que uno del hombre me había lastimado el brazo cuando forcejaba con él y empezaba a dolerme y a sangrar. Pero aquello no importaba. Solo me importaba que Tom estuviera bien. Ya había avisado a su padre y a su hermanita y a mi primo.
—Adela ahí estas—Elizabeth que venía en pijama al igual que su padre se acercaron a mí— ¿Donde esta Tom?—mire en dirección al quirófano y nuevamente comenzó a llorar.
—Han estado ahí por casi una hora—le dije a él señor Kaulitz. —No ha salido nadie.
— ¿Que paso Adela?—Elizabeth se sentó a mi lado
Y les relate todo aquello que había ocurrido esa noche llorando cada vez menos y sentí un leve dolor en mi hombro.
— ¿Tu estas bien?
—Si. Eso creo—le dije antes de que se reunieran Bill, Ariana y Gustav.
— ¿Adela como estas?—Ariana me abrazo—Ya tranquila no pasa nada.
—Es Tom—nuevamente comenzó a llorar
Ariana me tranquilizo y nos volvimos a sentar. Llevaban más de una hora ahí adentro y no había noticias, no le había dicho a nadie acerca de mi herida porque no tenía la mínima importancia. Mire el reloj y este marcaba las 2:00am el señor Georg había ordenado a Paul que llevara a Elizabeth a su casa.
—Señor Kaulitz—Georg salió al fin después de casi dos horas.
— ¿Cómo está mi hijo?
—Bien afortunadamente no fue una herida muy profunda y la apuñalada no perforo ninguno de sus órganos perdió mucha sangre y necesitaremos donantes. Está muy golpeado pero sobrevivió.
Andy se acercó a mí. Estaba sentada en la esquina Ariana se fue con Bill cuando Andy se sentó a mi lado. No podía verlo a los ojos el había escuchado que amaba a Tom pero al igual lo amaba y tal vez más que a Tom.
— ¿Cómo estas bonita?—Andy siempre me decía así, era su marca personal. Se fijó en mi brazo—Ven será mejor que limpiemos esa herida. —me dio la mano y caminamos hacia su consultorio.
—Andy yo...—parecía no prestarme la mínima importancia mientras buscaba el material de curación yo tome asiento y él se acercó a mí. Me desabotono mi blusa y la hizo a un lado para que mi hombro quedara al descubierto. Y con un algodón mojado con alcohol comenzó a limpiar mi herida. —Auch—chille y al fin nuestros ojos se toparon.
—Lo siento—repitió el mismo procedimiento hasta que quedo revelada la herida. — ¡Joder! ¿Quién te hizo esto mi amor? Tendré que darte algunas puntadas.
En ese momento entro Georg.
—Andy será mejor que regreses a la sala de operaciones es Tom. Acabo de pasar la ficha de salida a ti te toca la guardia.
— ¿Qué le pasa a Tom?—nuevamente me entro la desesperación
—Georg necesito que te quedes con Adela.
—No yo tengo que ver a Tom
—Adela no puedes—me levante y cuando iba a salir Andy me sujeto muy fuerte y comenzó a llorar, la desesperación me invadió y la herida volvió a sangrar—Tranquilízate. Georg habla a una enfermera—ahora luchaba con Andy
—Suéltame necesito ver a Tom.
Una enfermera entro con otro enfermero y lo siguiente que sentí fue la aguja clavándose en mi brazo derecho y después nada más que silencio.
[~]
Me desperté en medio de la oscuridad de algún lugar, mi cabeza me dolía y también mi hombro izquierdo. Me sentía aturdida y preocupada por no saber en dónde estaba, me senté en la cama y encendí la lámpara del buro. Había tenido un feo sueño. Observe el lugar y era la habitación de Andy. Me levante de la cama y me calce las pantuflas. De la cocina provenía un exquisito aroma a café recién preparado. De seguro Andy me había echo el desayuno.
Camine hacia la cocina, pero en la mesa no estaba Andy en su lugar estaba Georg que me miraba tranquilo y me regalo su mejor sonrisa.
— ¿Cómo te sientes Adela?—lo mire confundida y todos mis recuerdos se ordenaron en mi cabeza.
— ¿Y Tom? ¿Qué paso? ¿Porque no estás ahí?
—Tranquila Andy llamo hace rato me dijo que Tom ya estaba mejor. Ahora porque no te sientas y comes algo. Tengo que curarte esa herida solo faltar darle unos puntos y todo estará bien.
— ¿Cómo es que llegue aquí?
—Andy te inyecto sedante y dormiste todo el día. —mire el reloj de pared eran las 4:00pm—Sufriste una crisis nerviosa y me pidió que te trajera aquí y te curara.
— ¿Dónde está el?—Georg me acerco dos sándwiches y una taza de té.
—En el hospital
— ¿Debo de confiar en que esto no tiene sedantes o algo así?
—De echo Andy me pidió que te diera tranquilizante con tú te pero veo que no los necesitas.
— ¿Tom se pondrá bien?
—Es lo más probable.
—Quiero verlo
—Eso no será posible aun esta grave Adela—Se acercó a mí y se puso unos guantes de látex—deja que vea como va tu herida.
—Claro—Georg volvió a limpiarme la herida y coció mi piel para cerrar la herida.
—Esto es para el dolor Adela—dejo unas pastillas en la mesa—por si tienes molestias en la noche. Yo tengo que irme Andy no tardará en llegar.
Georg se fue y yo me quede sola en el departamento de Andy con dolor de cabeza así que decidí darme una ducha. Para ver si podía cesar el dolor.
El agua caía helada en mi cabeza y recorría cada centímetro de mi cuerpo, escuche cuando la puerta se abrió. Era Andy. Así que me apresure a secarme. Y a vestirme con una pijama.
—Andy—entro a la habitación con un ramo de rosas
—Feliz cumpleaños Adela
—Se me había olvidado por completo—admito y él se sentó en la cama y de todos modos había sido uno de los peores cumpleaños
—Yo no. Porque hoy cumplimos un año más de noviazgo.
—Andy yo—me acerque a él y lo abrace—Te amo, muchas gracias por las rosas.
Y el permaneció en silencio sentado ahí sin decir nada. Le di un beso en la mejilla y le sonreí. Era 20 de julio un año más sin saber que estaba haciendo con mi vida.
—Pero también amas a Tom. —dijo al fin
—Andy yo
—Ya sé que lo amas.
Acaricie su cabello era cierto lo amaba porque Ton había sido el amor de mi infancia pero él era el amor de mi ahora era mi novio y nos íbamos a casar ¿Cómo dudaba de eso?
—A ti te quiero mucho, te amo y lo que siento por ti es más grande que lo que siento por Tom.
—Eso no es verdad Adela.
—por supuesto que es verdad.
Acaricie su cuello con mis dedos y lo volví a besar.
— ¿Porque no nos damos un baño?

Lo jale hasta el baño y entonces ya no había vuelta atrás. Estaba enamorada de Tom y también de Andy ¿Acaso podría ser posible amar a dos personas? 

Sigueme

Gracias por tu visita, regresa pronto