martes, 3 de septiembre de 2013

Capítulo Dos


Capítulo dos: bienvenida a la realidad, aquí yo mando.
Mi mente aun no reaccionaba, Tom seguía tirado en el piso. El silencio era incomodo todos me observaban.
—Ustedes dos…dúo de idiotas ayúdenme—ordeno Tom. Sus amigos obedecieron y se paró el miraba al piso, estaba de pie frente a mi
—Tom…estas…—Dijo el que reconocía como Andy. Tom llevo una de sus manos a la nariz…y unas gotitas de sangre comenzaban a salir
—Tú y yo arreglaremos esto—Me dijo y se encamino a la puerta de la cafetería…
Yo aun seguía sin reaccionar. Y entonces se escucho una bulla y aquello fue lo que me hizo reaccionar, camine a pasos lentos pero firmes hasta el baño de niñas, y no sé que ocurrió yo no era agresiva pero aquello me hizo molestarme demasiado, además ahora las lagrimas que no habían salido en los últimos días, inundaban mis ojos. No es que me arrepienta de haberlo golpeado porque se lo merecía. Me mire en los espejos del baño y abrí una de las llaves del agua, para laverme la cara…escuche unos pasos y entre en uno de los cubículos del baño.
—Adela—Salí y mire a Bill
—Bill ¿Qué haces aquí? Es del baño de niñas
—Bueno solo estamos tú y yo, además quería ver como estabas
—Bien. Eso creo—El me miro y solo sonrió
—Apartar de ahora eres una heroína
— ¿Por qué?
—Golpeaste a Tom Kaulitz
—Pero yo no quería
—Pero fue genial se lo merecía…
—Bill…
—Mejor regresemos a la cafetería, el descanso se va acabar
—Si tienes razón
—Pero lávate la cara, se darán cuenta que estuviste llorando
Mis ojos estaba roja mi nariz igual. Como dije las lágrimas que no habían salido salieron de un momento a otro, agradecí porque no fue enfrente de toda la escuela.
—Llega tarde, pasen—Había un nuevo maestro— ¿Ella es Adela?
—Si profesor, ella es Adela
—bueno pues entonces pasen y siéntense
Obedecimos y cuando llegue a mi lugar la mochila de Tom no estaba ¿Se había ido? ¿Por qué no estaba? No le tome importancia aunque el resto del día estuve un poco nerviosa.
Cuando Bill y yo regresamos a la casa, me encerré un rato en mi habitación hasta que mi tía nos hablo para que almorzáramos.
—Aun no me cuentas como fue tu primer día
—Excelente—Bill solo comenzó a reírse y yo igual
— ¿Qué ocurre?
—nada mamá…por cierto después de que terminamos las tareas vamos a salir, quiero que mi prima conozca a Ariana
— ¿Quién es Ariana?
—Bueno yo digo que es la futura novia de Bill
—Mamá que cosas dices
—Ella se lleva mucho contigo y con Gustav debe de ser por algo
—Es por Gustav—Dijo sonrojado—Adela hay que apurarnos, además creo que a galletas le gustara salir a dar un paseo
—Si tienes razón—no apuramos con las tareas de la escuela y después salimos a dar un paseo, como Bill había predicho Gustav nos estaría esperando, ambos llevábamos nuestras tablas de skate…
— ¿Quién es nuestro peludo amigo?—dijo Gustav, y se agacho para acariciar a galletas
—Se llama galletas
—Es precioso. Como la dueña
—Gracias…
— ¿Dónde está Ariana?
—No tarda en e venir
Me senté en una banca y acaricie las orejas de galletas…el simplemente se sentó enfrente de mí y se exalto cuando una chica llego muy atrabancada.
—Que hay, lo siento por la tardanza… ¿Quién es ella?
—Adela ella es Ariana, creo que ustedes dos se llevaran de maravilla—La chica me miro y me regalo la mejor de sus sonrisas me dio un abrazo
—Bill es tu prima…es bonita…me gusta tu cabello ¿Siempre ha sido así de rojo?
—No antes era negro pero me veía muy blanca y me lo pinte de rojo volcánico, porque amo el rojo
—Me caes bien, te me haces como una vampira o algo así—sonreí
—Por cierto te vi en la escuela y pensé que eras una de las chicas presumidas—Siempre me habían catalogado como una de esas chicas, tenía el estereotipo de la típica presumida—Pero cuando golpeaste a Tom, no sabes cómo te ame y te admire
—Es imbécil…
—dímelo a mí es un idiota
— ¿Qué te hizo?
—Ariana es la única chica que está en el club de skate de la escuela
—Pero el maldito de Tom es un tramposo, después de que le gane en una competencia para poder entrar dijo que yo me había acostado con él, y también con los idiotas de Andy y Georg
— ¿De verdad?—Ella asintió—Pues se ve que es de esos tipos que va por la vida presumiendo que ha tenido mucho sexo y que es el que manda pero a lo mejor el no ha hecho nada de lo que presume  
—No lo sé, solo sé que lo odio porque dejo mi reputación por los suelos
—Nosotros te creemos Ari—Gustav paso uno de sus brazos encima del hombre de Ariana
—También tienes que entrar a un club, hay de danza, porristas y no recuerdo todos, si piensas entrar al de skate, Tom no te dejara el es el presidente y es muy difícil entrar
—Como entraron
—Tom tuvo que aceptar que éramos buenos además nos dieron la bienvenida con unos cuentos golpes
—Ha…
Y yo tenía en mi mente entrar a ese club, aria lo imposible por demostrarle a ese tal Tom que yo podía más que el, que era mejor que él. Casi no lo conocía, pero a juzgar por lo que muchos me habían dicho ya lo odiaba. Además que me había tirado la comida en mi uniforme y eso era algo que no aceptaría.
—Quiero estar en tu club—Le dije cuando llegue a la escuela, él como el típico brabucón aun no terminaba su tarea…alzo la vista
—Miren a quien tenemos por aquí—Tenia una vendoleta en la nariz—Adela Trümper…o Adelo Trümper
—jajaja…—El me miro con cierta ironía y yo le devolví la mirada—Imbécil
—Mira muñeca…en mi club solo pueden estar niños, aunque tú eres casi uno. Pero no, no y no
— ¿Lo haces porque te golpee?
—me dejaste en ridículo con toda la escuela, y si hay la oportunidad de que me las cobre, pues me las cobrare
—tu igual lo hiciste
—Adela, eres una niña bonita casi un chico por cierto, mejor metete a ballet a las niñas como tu les queda perfecto eso
—En tu club hay una niña
— ¿Ari? Bueno es solo una excepción ella supo como agradecérmelo—el maestro entro al salón
—Eres un mentiroso
—Eso no te consta, además ya te dije solo niños, Ari es una excepción
—siéntense y guarden silencio—Deje caer mi mochila con pesadez y me senté a lado de él.
No podía entrar al club porque no era un chico. No pude concentrarme, solo pensaba en que Tom era un idiota en que tenía que entra a como diera lugar a ese club.
— ¿Dime que tengo que hacer?
—Ya te dije solo chicos, y tú no eres un chico. Adela bienvenida a la realidad, en esta escuela el que manda soy yo.
Lo odio, lo odio. Tengo que hacer lo que sea para entrar a ese maldito club, ahora no es porque de verdad eso era lo que me gustaba ahora era personal. Le demostraría a Tom que era mejor que él.
—Te lo dije, Tom no te va a dejar entrar. El tiene razón eres una niña bonita deberías de unirte a otro cosa
—no…no y no me niego a hacer lo que ese imbécil diga
— ¿Y qué vas a hacer?
—Así que solo chicos se pueden unir. Entonces eso seré
— ¿A qué te refieres?
—Ya lo veraz Bill…ya lo veraz
Mamá muchas veces me dijo que estaba un poco loca, por las cosas que hacía. Pero la verdad es que nunca había sido una chica normal, me gustaba hacer cosas de chicos y no es porque fuera lesbiana, siempre había sido así. Pero si Tom quería que fuera un niño, lo seria. Por supuesto que no todo el tiempo solo mientras estuviera en el club.
Una semana paso rápido y como Tom había dicho me uní a Ballet pero no sería por siempre ese idiota aprendería que cuando Adela Trümper quiere algo y se le niega ella lucha por conseguirlo. Estuve platicando con mi tío, hasta que toque el tema de ropa, el solo rio y hablo a Bill.
—Ya Adela, dime que es lo que trama
—Esta semana durante el descanso, conocerás a Daniel
— ¿Y ese quién es?
—Yo disfrazada de chico, te dije que entraría a ese club a como de lugar
—Eres una demente. Tú no puedes ser un chico si te puedes disfrazar pero hay ciertas cosas que no puedes ocultar
— ¿Cómo qué?
—Pues…tú ya sabes, eso que ustedes las chicas tienen—Hizo unas seña en su pecho dibujando lo que quería decir
—Se llaman senos Bill
—Si…lo sé—Se ruborizo un poco—Como vas a esconder eso. ¿creo que ya notaste que tienen un tamaño?
—Hey, deja de verme
—Es imposible, pero dime
—Yo siempre he usado ropa ancha, solo te diste cuenta porque uso ese torpe uniforme que hace que mi cuerpo se marque
—Ya te entiendo
—ahora necesito que me ayudes a buscar ropa para chico
—De acuerdo pero y si Tom te descubre
—El es tan tarado que no se dará cuenta
—Está bien. Ahora solo procurare no ponerme nervioso 

*** 

Esa misma tarde me encontraba en mi casa, Bill estaba sentado en mi cama acariciaba a galletas…y me observaba…tal vez pensaba que estaba muy loca pero lo quería hacer, mi plan era hacerme el mejor amigo de Tom, hacer que el confiara en mi. Sacarle muchos secretos y tal vez solo tal vez usarlos en su contra.
— ¿Estás segura que te cortaras el cabello?
—Amo mi cabello, pero si es necesario—Mi tía llamo a la puerta
—Gustav y Ariana están aquí Bill
—Diles que que pasen mamá
—Me iré a cambiar…
—no ellos nos podrán ayudar
Tenía que decirles igual a ellos, tal vez y como dijo Bill nos podrían ayudar. Lo primero que Ariana hizo cuando terminamos de contarles el plan fue reírse y decir que estaba loca pero le gustaba la idea. Aunque no le gustaba la idea de que me cortara el cabello.
—Yo te voy a peinar bien, adema puedes llevar una gorra. Bill si antes me caía bien, ahora la amo por todas su ideas. Juro que si te admiro. Tom se arrepentirá de todo lo que hace
—Ya verás que si
— ¿Y sigo diciendo y si te descubre?
—no lo hará…no se preocupen
—si no se preocupen, ahora vamos a ayudarte con tu cabello
La única que parecía estar convencida era ella.
Y el juego comenzaría el lunes durante el descanso.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Sigueme

Gracias por tu visita, regresa pronto