lunes, 1 de septiembre de 2014

Capitulo 12


.


Capítulo doce/ Dejar de ser como un robot
Andy me miro molesto, como siempre lo hacía. Sonreí de medio lado y él me miro con desdén.
—Adela no voy a competir contigo.
— ¿Miedo?—Lo mire otra vez y él a mi—Eso debe de ser, claro con eso de que te gano en todo.
—No, simplemente porque no quiero darte el gusto de arruinarme la noche, bruja.
—Idiota. —No le hice caso y me quite de ahí. Yo quería tenerle el gusto de arruinarle la noche pero el maldito no me dejo. Miedoso si eso era un cobarde.
—Adela no te molestes. — Tom se acerco a mí y me abrazo —Creo que debería de bastarte con que lo molestes durante las clases. Ahora que te parece si tú y yo hablamos.
— ¿De qué?
—De muchas cosas.
—No estoy para rodeos, dime que es lo que quieres, ¿Por qué me invitaste a esta tonta fiesta?
—Quería verte. Pensé que no ibas a venir.
—Dijiste que esto era importante para ti.
—no tanto como tu presencia. —De repente una sonrisa se me dibujo sin que yo pudiera evitarlo. Me tomo de la mano y me dio n beso en la mejilla. —Eres bonita.
— ¿De verdad?
—Si—<Adela el solo se quería acostar contigo, estas cayendo en su trampa otra vez>—Ven siéntate conmigo. —Me llevo de la mano hasta un sofá que estaba en una esquina del gran sótano.
—Tom… ¿De verdad soy bonita y…?—Llevo una de sus manos a mi rostro y me acaricio.
—Claro que eres hermosa, no bonita hermosa. —Mi mirada se desvió al piso del lugar y me quede un par de minutos sin contestar nada.—Pero creo que ahora andas con Kevin.
—Tanto como andar con él. No, no se podría decir que es mi novio.
— ¿Pero lo será?
—No, el a mi no me interesa en lo mas mínimo, es guapo pero creo que nunca seria novia de un tipo como él.
— ¿Seria novia de un tipo como yo?
—No sé, creo que lo pensaría dos veces tal vez tres.
— ¿y aceptarías?
—No, porque no me gusta lo que tú le haces a los demás.
— ¿Qué le hago a los demás?
—Pues siempre estas molestándolos. Y parece que no te causa ningún remordimiento romper y echar a perder todo el trabajo de los demás. —La mano de Tom aun seguía en mi rostro. Y su contacto me gustaba.
—Adela, es mi pasatiempo favorito fregarle la vida a los demás.
—Ese tipo de personas no me caen bien. —Le sonreí sin ánimos y baje mi rostro. Normalmente nunca baja mi rostro, siempre había sido orgullosa y sostenía la mirada, pero fue casi por instinto que baje el rostro.
—Vamos Adela. No seas así. Te quiero mucho. —Lo mire, y tuvimos contacto visual. Le sonreí con más ánimo.
—Bueno, creo que empezare a considerar ser tu novia.
—Ya ves a si me gusta que pienses de esa forma.

Su rostro se acerco al mío, y aprisiono mis labios con lo de él, en un beso que se prolongo por varios minutos. Hasta que él se aparto de mí, me volvió a sonreír y nos volvimos a besar.
***
— ¿Qué se supone que paso anoche?—Mis tíos había salido muy temprano, Bill y yo desayunábamos, solos con galletas. —Claro si se puede saber.
—No sé a qué te refieres.
—A lo de tus labios sobre los de Tom.
—Aaaaaah…pues eso un beso.
—Pensé que ya no andabas con Tom.
—No ando con Tom.
—Pero te gustaría volver a andar con él.
—No. ¿De dónde sacas eso?
—Solo lo deduzco.
—Hay Bill, eres un niño aun.
—Tú igual Adela.
—Si claro que me gusta Tom, te lo he dicho muchas veces, el verdadero problema es que no quiero que me guste. No sé cómo hacer para que eso pase.
—Humm… ¿Volverás con él? O ¿seguirás con Kevin?
—Un minuto, en primera no salgo con Kevin, y no claro que no regresare con Tom.
—Bueno solo era una pregunta. Pero creo que deberías de por primera vez, empezar a sentir.
— ¿A qué te refieres con eso de empezar a sentir por primera vez?
—Es que siempre estas así. Me refiero a que nunca muestras señal de sentir algo, es muy difícil decir si estas triste, feliz, enojada. Es decir no muestras tus sentimientos.
—No me gusta mostrar mis sentimientos. Me gusta ser así.
—Pero a veces es malo, a veces es mejor de ser como un robot. ¿No crees?—Bill tomo mi mano encima de la masa y no me quedo más que asentir y regalarle media sonrisa.

¿Era como un robot? Si el tenia razón, era difícil descifrar lo que sentía. Era muy difícil comprenderme. Eso era porque escondía todas mis emociones. Aunque para mí con lo que estaba sucediendo me parecía perfecto. No quería que Tom se enterara que lo quería mucho.
Pero que era mejor ¿Dejar de ser un robo? ¿Mostrar mis sentimientos? No me gustaba que las personas pensaran que era débil. Papá decía eso “Si muestras tus sentimientos en público, las gente pensara que eras débil”. Pero tal vez en eso se equivoco. Tal vez no mostrar tus sentimientos te hacia débil.
Mire a ver a Tom, y me sonrió. Las clases iban más o menos aburridas como todas las que habían pasado. Tenía mucho sueño, y cuando tenía sueño las clases me aburrían aun más.
—Adela…Te hice una pregunta. —Mire a ver al maestro, no tenía idea de que me hubiera hecho una pregunta. — ¿Entonces?
—La verdad es que perdí el hilo de la clase.
—Bueno espero que no vuelva a pasar. ¿Alguien quiere contestar?—No preste la mínima atención en clase de historia, menos en la de literatura y ni hablar en la de química.
Cuando acabaron las clases me dirigí a la cafetería para cambiarme, como Daniel. Y me reuní con Tom, Gerog y Andy. Ellos aun tenían el uniforme y sus cosas, la semana pasada habíamos quedado de vernos ahí a esa hora.
—Tom por lo que más quiera te suplico que me lo de vuelvas—Nick estaba peleando con Tom. —Juro que hare lo que quieras pero, por favor devuélveme mi ensayo. Es más si quieres te hago tú tarea todo el año.
—Suena tentador. Peroooo… ¿ustedes que dicen?—Me quede parada a cierta distancia, observando la escena.—No, sabes algo no te lo devolveré creo que puedo conseguir a alguien mejor para que haga mis tareas.
—Tom…
—Ruega…—Dijo él y yo ya no podía seguir viendo aquello.
—Hey… ¿Qué hacen?
—Negociando—Dijo Tom y comenzó a reír, Nick estaba a punto de llorar.
—No… va a llorar. —Andy se burlo de él y yo lo observe.
—Vamos Tom no seas cabrón—Le dijo Georg. — Dáselo.
—No aun no.
—Tom no se que pelean…—dije perdiendo la paciencia.
—Mi ensayo…—Contesto Nick—Tom devuélvemelo.
—Tom, devuélvele su trabajo—Andy ojeaba la capeta. Tom lo miro y Andy hizo una mueca de desdén.
—Este trabajo es una porquería—aventó la carpeta hacia un charco de agua. Y eso fue la gota que derramo el vaso de agua.
Y sucedió de la misma manera, comencé a sentir mucho calor, mi respiración se agito aun más y cuando menos lo espere mi mano ya estaba estampada contra la cara de Andy.
—Te vas a arrepentir. Lo juro. —Andy se levanto y a mí no me costó mucho recobrar el sentido y comencé a correr, esta vez no teníamos las patinetas y muy probablemente me alcanzaría. Sube corriendo al puente principal, ya que ahí había una caseta de policías y era un buen lugar en donde esconderse. Me apresure a subir las escaleras, pero tropecé cuando llegue a el último escalón. Andy me jalo de mi playera y me puso de pie.
—Me vas a pedir perdón, juro que no te salvas de esta Daniel—Lo mire nerviosa, y retrocedí un par de pasos. Demonios no había ningún oficial, cuando se le necesitaba, retrocedí y choque contra uno de los muros. Mire hacia abajo y vi muchos coches y camiones. Trague saliva y entonces algo paso. El viento soplo muy fuerte y voló mi gorra, Andy me examino y se acerco aun más. Pensé que me iba a golpear pero cerré mis ojos y sentí una de sus manos en mi cabello, me quito la liga que sujetaba mi cabello, y este callo hasta mi espalda.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Sigueme

Gracias por tu visita, regresa pronto