jueves, 11 de septiembre de 2014

Epilogo.




 Epilogo.




31 de Diciembre del  2008. New York, EUA.
— ¿Y cómo te trata América?
—Pues muy diferente que Europa. Pero sabes es bueno que hayan decido pasar las últimas semanas aquí en new york, aunque sabes  Cambridge es igual de bonito que New York.
—Pues ya quiero ir, Bristol igual es hermoso—Aseguro mi primo, apenas ayer llegue a Leipzig y mamá estaba muy preocupada porque tendremos que viajar en víspera de año nuevo, no quería que pasaras año nuevo solo. Pero sabes que casi todos los vuelos están saturados.
—No te preocupes Galletas y yo estamos bien. Y mañana en la noche ya estarán aquí.
— ¿Y qué cenaste?
—En italianis, sabes que me fascina la comida italiana. ¿Ustedes que cenaron?
—Pues mamá no quería hacer nada sin ti, así que no preparo cena papá pidió pizza.
—Bueno mañana prepararemos una cena con mamá.
—Adela me tengo que ir, nos vemos mañana.
—Vale, y Feliz año nuevo.
—Igualmente. Te quiero mucho pelos de zanahoria—Dijo mi primo antes de cortar la llamada.
Hacia un año exactamente que me había mudado a Cambridge para estudiar Economía en la universidad de  Harvard, mi primo por otra parte se había ido a estudiar a Bristol Inglaterra. Por lo que sabía Andy igual estudiaba en Harvard pero él estudiaba en la escuela de medicina. Que se encontraba en Boston. Por lo que no me lo toparía rondando por Cambridge. Y eso me ponía muy feliz. Hacia frio pero me gustaba el frio, mis tíos y yo habíamos quedado de pasar unas semanas de vacaciones en New York. América era muy bonito pero para nada igualaba a Alemania, aunque el frio de New York me había recordar un poco a mi Alemania natal. Galletas comía muy a gusto en el asiento trasero de mi automóvil, mientras yo leía un libro que me habían encargado en la escuela. Bueno en realidad no lo leía, solo veía la tarjetita que había leído hacía dos años ya en un hermoso arreglo de flores que Tom me envió como disculpa, aunque en realidad yo no tenía que perdonarlo, él era más bien el que tenía que perdonarme. Y también ya hacían dos años desde que se mudó a Berlín, y dos años desde que no sabía nada de él. Más que por las revistas de economía y empresariales que solía leer, en ella casi siempre mencionaban al señor Kaulitz y a su familia y lo último que leí era que su único hijo se había ido a estudiar la universidad a Paris Francia pero enserio dudaba que Tom eligiera una carrera en economía o algo así, pues bien sabía que Tom no tenía cabeza para eso.

— ¿Quieres ir a dar un paseo?—Mire mi reloj y eran las 11:00 pm de la noche, pero estaba esta estacionada enfrente del central park y quería ir a dar una vuelta, realmente no tenía nada que hacer. Galletas me miro y ladro varias veces, aprobando mi petición.

Le coloque su correa y me puso un gorrito en la cabeza mis guantes y salimos al frio de aquella noche. A pesar de que habían pasado dos años, seguía esperando a que Tom reapareciera en mi vida, después de todo lo amaba y sabía que él me amaba a mí. No me sentía triste aunque si sentía que algo me faltaba. Aquel lugar estaba solo. Pero no importaba, de todos modos ya estaba acostumbrada a estar sola, bien recuerdo que mi única compañía desde que murieron mis padres, había sido mi perro. Con el que ahora estaba paseando en un parque solitario de América. Pensando en Tom. Y en cosas que no valía la pena recordar.
Me senté en la banca más cercana y deje que galletas corriera después de todo le hacía falta y él amaba tanto el frio y la nieve como yo, porque después de todo extrañábamos nuestro país de origen. Lo observaba y sonreía porque después de todo estaba sola en año nuevo a mil millones de kilómetros de mi país. Galletas se acercó corriendo mientras gruñía hacia un lugar oscuro, me dio miedo y me levante de la banca.
—Es hora de irnos—Le dije mientras lo tranquilizaba—Vamos, bebé—Pero no hizo caso y entonces de entre los arbusto salió un perro que se aventó contra el mío y empezó a gruñirle pero lo olfateo y entonces me miro a mi y camino como si nada, se paró de dos patas para que la acariciara—Oye yo te conozco—Le dije y mi corazón empezó a palpitar muy deprisa. Busque su medalla de identificación y en ella relucía tan brillante el nombre que quería encontrar.
Nombre: Caramelo.
Propietario: Tom Kaulitz.
Dirección: Av., 6 Paris Francia.
Trague saliva y busque a Tom si caramelo estaba aquí el igual debía de estarlo.
Sentía que mi corazón se iba a salir de mi pecho en cualquier momento.
Gracias, pensé que se había perdido. Parece que le has agradado. —La voz de Tom procedía detrás de mi espalda.
—Tom—Me gire sobre mi cuerpo y ahí estaba el.
—Adela—Me miro igual de impresionado que yo y permanecimos callados.
—Tom ¿Qué haces…?
—Lo mismo me pregunto.
—De vacaciones.
—Igual yo.
Permanecimos en silencio, observándonos unos a otros.
—Demonios ¿Qué haces aquí a estas horas? New york es una ciudad peligrosa, en especial para niñas tan hermosas.
—Solo quería dar un pase.
— ¿Quieres dar un paseo?—Dijo y me ofreció su mano. La misma que yo tome, antes de empezar a caminar. No podía creer que él estuviera ahí. Pero ahí estaba como siempre, como si no hubiera desaparecido por mucho, tiempo. Caminamos por la oscura y fría noche.
—¿Y qué tal te va Tom?
—Muy bien.
—Ahora vives en Francia
—¿Sí y tú vives aquí?
—No yo vivo en Cambridge.
— ¿Estudias en Harvard?
—S. pero por esta semana estoy aquí con mis tíos y Bill.
Caminamos por un buen rato escoltados por nuestros Perros, hasta que llegamos a una pista de patinaje, a la cual había ido unos días atrás y todo estaba tan solitario. Posiblemente todos estrían en sus casas con sus familias.
—Es muy hermoso aquí
—Mucho, pero nada como estar en Alemania.
—¿Extrañas Alemania?
—Mucho
—¿Me extrañas?
—Como no tienes idea.
Miramos a vernos, y Tom acaricio mi rostro.
— ¿Te he dicho que me encantan tus ojos?
—Muchas veces—Sonreí. —Te amo.
—Te amo.
Dijo y entonces apoye mi cabeza en su hombro, Tom consulto su reloj.
—Feliz año nuevo Adela.
—Feliz año nuevo Tom.

Y entonces nada podía ser mejor, estaba ahí con el contemplando el hermoso cielo de América, escuchando a lo lejos unas campanas que indicaban el inicio de enero. Por ahora todo era perfecto…



5 comentarios:

  1. Que bonito. La verdad pense que apareceria el odioso en Andy pero estoy tranquila. Ya quiero la segunda temporada.

    Dianne n_n

    ResponderEliminar
  2. Solo te digo que publiques pronto capitulo de la segunda temporada que ya vi que has subido el resumen

    ResponderEliminar
  3. Dios que epilogo mas hermoso :)
    Publica la segunda temporada porfis

    ResponderEliminar
  4. Solo quiero que sepas que me ha encantado tu historia y que la leei en THF
    Y espero leer la siguiente temporada.

    att: Clauc

    ResponderEliminar
  5. Hermosooo!! Estan juntos :) después de dos años.. Espero todo siga asii!!

    ResponderEliminar

Sigueme

Gracias por tu visita, regresa pronto