lunes, 1 de septiembre de 2014

Capitulo 4


Capítulo Cuatro: Daniel se parece a ti.
—Bueno la competencia, es la siguiente—Georg se acerco a ambos…—Irán de aquí hasta las rampas, sin hacer ningún truco, el que llegue primero tendrá que esperar al otro. Porque después tendrán que demostrar que es lo que tienen…—Andy siguió observándome
—Tú te me haces conocido
—No…es imposible nunca había visto a este chico por aquí—Bill se apresuro a interponerse entre él y yo
—Como sea, eso ya lo veremos…ahora quítate Bill que voy  a aplastar a este imbécil—Sonreí y Bill se puso más nervioso ¿Siempre era así?
Pero como dijo Georg, los dos salimos al mismo tiempo de la meta que habían improvisado, hasta llegar a las rampas, ambos llegamos igual. Todos nos esperaban ahí, el pequeño publico ya se había acomodado…aun seguían escuchándose murmullos. Simplemente disfrutaba de ver como Tom se molestaba al notar que él no tenía la atención como solía tenerla siempre.
Georg se reunió con ambos en la rampa…nos miro y luego miro al público.
—Bueno creo que todos esperan ver su mejor truco…así que…que gane el mejor
—Eso planeo—Dijo Tom—Vamos muéstrame lo que tienes
—No. Claro que no tú primero…dime que aras
—Un Heelflip ¿Sabes lo que es eso?
—Un truco bastante fácil…pero veamos
Tom se coloco en la tabla y puso el pie derecho en medio del skate, y cruzo el izquierdo en la parte trasera, comenzó a avanzar, salto con el pie derecho y pego un talonazo hacia al frente, pero como bien predije era un completo de cebrado, el imbécil no hecho el cuerpo hacia adelante lo cual provoco que se cayera. Se escucho el silencio u luego unas carcajadas.
— ¿Eso es lo mejor que tienes? Que perdedor eres—Lo trataba como el trataba a los demás.
—Eso fue un error…una mala racha…tu qué es lo que tienes
—Te enseñare Tom Jaulita  360 Flipa—Le dije, nunca había hecho eso más que una vez, y acabe en el hospital, sin embargo había que arriesgarse y sentía que la suerte estaba de mi lado.
Me coloque en el skate con un pie en la parte delantera y cruce el otro a la parte trasera de la tabla. Sentí muchos ojos viéndome, pero cuando comencé a avanzar me sentí más tranquila, cuando me agache haciendo más fuerza con la pierna izquierda y luego salte, me sentí increíble…casi en el cielo…definitivamente le iba a ganar, el skate se alineo y cuando caí, pude sentir que había ganado, las miradas puestas en mi, incluso disfrute la cara de sorpresa de Tom. Luego se escucho algo parecido a los aplausos. Y recordé aquella remota tarde cuando el skate me empezó a gustar, cuando me caí y mi padre me dijo: Anímate, tú puedes, inténtalo otra vez.
Pero ahora el no estaba ahí para ver que al fin lo había logrado. Muchos se acercaron a mi…Tom estaba molesto casi sacaba fuego por la boca, claro hubiera sido divertido verlo, pero no ocurrió.
—Ahora sí. ¿Dime quien eres tú?—Tom me empujo haciendo que retrocediera. Por lo que sabía nadie le había ganado a Tom, y hoy lo había  puesto en ridículo…
—Me llamo Daniel, imbécil ya te lo dije
—Vamos Tom—Georg lo tomo de las manos…y lo detuvo—A veces se gana, a veces se pierde…
—Pero no puedo perder frente a este desconocido…—forcejeo y se zafo
—Vamos acepta tu derrota…soy mejor que tu
—Dime de donde saliste
—Eso creo que no tiene importancia, ahora todos saben que Tom Kaulitz es un perdedor—Y cuando menos me lo espere estaba en el piso, lleve una de mis manos a mi boca, de la comisura de mis labios se derramaba un poco de sangre
— ¿A quién le llamas perdedor?—Se inclino y me tomo de la playera…—Juro que esto no acaba aquí. Andy, Georg vamos
Los tres se fueron, Bill estaba muy alarmado, Ariana me ofreció su mano y el tome…la mayoría de los que estaban ahí igual se fueron. Le tenían demasiado miedo a Tom, pero hubo unos cuantos que se quedaron.
—Estas sangrando—Murmuro Gustav, ofreciéndome un pañuelo el cual tome
—Eso fue genial. Supongo que vas en la escuela en la que va Tom—Pregunto un chico
—No—Se me había ocurrido otra idea y era aun mejor—Pero soy mejor que el
—De eso no hay duda Daniel—El chico me dio un par de palmadas en la espalda que me parecieron bastante fuertes
—Creo que es hora de irnos—Me encamine hacia otro lado y Bill y los demás me siguieron…hasta que lleguemos a la esquina de la casa de Ariana.
*
Salí del baño, Ariana estaba sentada en la cama, Gustav en un puf y Bill en otro a lado de la puerta. Me examine en el espejo. La sangre había dejado de salir, ahora solo quedaba ver la forma de que no se notara, de que mis tíos no preguntaran que Tom no se diera cuenta.
— ¿Qué vas a hacer con eso?
—No se—Conteste—Pero por lo menos dejo de sangrar
—bueno hay que maquillártelo…
—Si es lo que tengo planeado, maldito Tom
—Debo de aceptar que este día fue genial—Bill rio feliz, y después nos unimos a su felicidad Ariana, Gustav y yo.
Más tarde nos encontrábamos cenando, me sentí muy nervosa cuando mi tío cuestiono el motivo por el cual estaba hinchado mi labio, pero Bill invento algo muy creíble y el no volvió a preguntar. Ahora solo faltaba que el imbécil de Tom no lo notara, lo cual seria difícil porque me sentaba a su lado en las clases. Aunque a mí y a Ariana se nos había ocurrido lo mismo.
—No me quiero arriesgar a aceptar ser la chica de Tom, después ningún chico se me va a querer acercar…ya sebes que todos le tienen miedo a Tom.
—Es que es una excelente idea, porque Daniel se aparecerá en donde este Tom y Daniel tiene que ser el mejor amigo de Tom, entonces Adela tiene que ser novia de él, así lo que a Adela no le cuente se lo contara a Daniel
—si tienes razón, pero necesito consultarlo con la almohada
—De acuerdo, me dices mañana
Después de colgar me quede pensando y si, en efecto era un excelente idea, pero era muy arriesgado porque como he dicho nadie se me acercaría. Como sucedió en la mañana, cuando platicaba con un chico sobre la clase de química, Tom se acerco y él se fue casi volando.
—Tom, ya te dije que no soy tu novia, ahora ya deja de decir eso
—Vamos no seas así…que ya le dije a todos los de la escuela que eres mi novia, ayer un imbécil me dejo en ridículo tu ya lo hiciste una vez, y aunque no quieras la escuela ya lo sabes eso quiere decir que ningún chico se te acercara.
—Si…claro gracias por eso. Imbécil.
—Me gusta cuando me insultas
—Ay…Tom ya deja de molestar—el maestro se acerco a la puerta
—Tomen asiento hoy tenemos mucha tarea
Obedecimos y cuando el maestro paso lista dijo que formaría dúos para hacer la tarea, a mi me toco con Andy, ya que el profesor escogió la primera letra del nombre, y hubo algo que me asombro de verdad.
—Ayer no te vi en el parque, con tu primo, pelirroja—escribía sin despegar la vista de su libreta—Pero ayer en el parque a pareció alguien y me pareció que eras tú, era un chico llamado Daniel
—Primera mi nombre es Adela, no pelirroja, segunda a las cuatro de la tarde yo estaba haciendo tareas ayudando a mi tía con los quehaceres
—Bueno pues a mí me pareció que Daniel se parecía a Adela
—Pues te pareció mal—Debo de admitir que me dio ciertos nervios cuando él dijo eso. Se la había pasado observándome todo el día de ayer
—Ya termine… ¿Quieres revisarlo?—Me paso su libreta. El no era un descerebrado como Tom, pensaba. —Sabes me gusto que ese chico Daniel lo pusiera en su lugar, Tom suele ser así de imbécil—Ahora trataba de sacarme información
—Yo igual ya termine—Le pase mi libreta y la examino—Como te dije Andy…yo estaba en mi casa no me gusta ver como Tom no me deja estar en el club
— ¿De verdad quieres estar en el club?
—Ya no…porque, ahora estoy en otro—nos devolvimos las libretas
—Hay algo raro en ti, pelirroja…pero ten por seguro que lo voy a descubrir, y si tiene que ver algo con el chico del parque te ira mal con Tom
—Pues no te tengo miedo, se que estuve en mi casa. Además si así fuera el imbécil de Tom se lo tiene merecido.
—Por cierto, es demasiado raro que Tom haya golpeado a Daniel en el rostro y hoy Adela aparezca con maquillaje en el labio
¡Dios! el imbécil estaba por descubrirme. Ahora era ese momento en el que le debía decir a Tom, que si iba a ser su novia y que el imbécil de Andy me estaba molestando. ¿O no?

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Sigueme

Gracias por tu visita, regresa pronto