lunes, 1 de septiembre de 2014

Capitulo 16



Capítulo Dieciséis: Papá te presento a Adela, Mamá ella es Adela.
Después de que cortamos la llamada mi tía regreso a mi habitación para que bajar a cenar, pero a mí se me quito toda el hambre que tenia. Y al final solo tome un vaso de leche.
Solo me quede pensando y consultando con la almohada el problema que tenia ahora, pero no me ayudo mucho, solo me desvele mucho eso fue lo que paso y al día siguiente estaba que me llevaba la fregada en el salón ya que tenia sueño y no prestaba mucha atención.
—Adela ¿Puedes ayudarme?—Mire a ver a Tom y el sonrió—Por favor. —Me levante de mi lugar observe a Bill.
—Ya se. —Se levanto de mala gana y se sentó a lado de Andy.
—Pensé que ya habías hecho la tarea de la casa.
—La hice pero no toda, odio matemáticas y no le entendí para nada.
—De acuerdo veamos en que te ayudo—Solo le explique toda la tarea a Tom y después el hizo lo demás solo, me sorprendía que no fuera tan bobo como parecía. Y al final la tarea le quedo bien.
 La clase transcurría de manera normal.
— ¿Estás seguro que tu lo hiciste?
—Si profe, ¿Quién mas si no yo? Bueno debo de aceptar que Adela me volvió a explicar todo.
— ¿Adela?—El profesor me miro—Pues está muy bien, te felicito Tom. Pasa a sentarte. —El maestro me miro y después a Andy. —Bill cámbiate al lugar de Adela y tu Adela al de Bill, ahora serás compañera de Tom.
— ¿Qué?—Andy se levanto muy molesto de su silla. —No, usted no puedo hacer eso, Adela es mía—Todos lo miraron de forma extraña incluso el maestro. —Digo que es mi compañera de trabajo.
—Lo seguirá siendo pero también de Tom, me refiero a que quiero que le de accesorias a Tom.
—Pero porque se tiene que sentar con él.
—Andy tu eres uno de mis mejores alumnos no creo que no puedas trabajar con Bill que es uno de los mejores así como tú, Tom bueno lo siento Tom pero es la verdad eres un desastre en la mayoría de las clases, así que igual hablare con los demás maestros.
—Pero…
—Andy sentarte y deja de gritar no estoy sordo.
Me cambie al lugar de Tom y Bill con Andy. Claro Tom entendía mejor cuando yo le explicabas las cosas Bill se desesperaba muy fácil así que optaba por mejor dejarlo así.
— ¿Lista para mañana?—Tom me dio un beso en la mejilla—Nuestra cita, ¿lo recuerdas?
—sí. ¿A dónde vamos a ir?
—Le pedí a Tere que preparara algo especial para ti, quería llevarte a otro lado pero no quiero salir de mi casa por primera vez.
—De acuerdo.
—Parare por ti temprano.
—Te estaré esperando—Se despidió y se fue con sus amigos, Bill se unió a mí.
—Valla que a Andy le gustas mucho. Todos se dieron cuenta y como siempre el tarado de Tom ni lo noto.
—Deja a Tom empezó Bill, ya sabes cómo es el.
— ¿Muy estúpido?
—No le digas así.
—De acuerdo, hay que ir a casa.
Tom iba a pasar por mi temprano eso fue lo que dijo pero debo de decir que termine todo, como mis tareas, ayude a mi tía y todavía me quedo un poco de tiempo para dormir un ratito. Bill jugaba con galletas en el jardín, los observe y decidí que era hora de empezar a arreglarme para ir con Tom.
No era muy aficionada a la moda, así que solo opte por vestirme normal como lo hacía casi a diario pero esta vez me esforcé por mejor mi peinado y mi maquillaje no fue al natural como siempre pero si fue ligero. Normal.
—Adela, Tom esta esperándote—Mi tía entre abrió la puerta.
—Ya voy.
Tom estaba esperándome en la sala, a mi tía no le molestaba para nada esa situación sabía que yo quería mucho a Tom.
Me despedí de ella y ambos salimos de la casa. Bill seguía en el jardín no entendía porque era así le decía cosas a mi novio, aunque no me importaba lo único en lo que pensaba era en cómo se lo diría al tío Gordon.
Al llegar a la casa de Tom nos recibió una hermosa sorpresa, una perrita de la misma raza de galletas (Pastor alemán) estaba en la puerta esperando a que llegara Tom, la primera vez que fui no la vi. Tenía en sus orejitas unos lasitos de color rosa. Y a penas Tom cruzo la puerta se paro de Dos patas y comenzó a ladrar de felicidad como cuando galletas me veía.
—Wow, ¿Quién es ella? Es preciosa—Me encantaban los perros en especial los de esa raza. Me miro y dejo a un lado a Tom le hizo a Tom señas con la cabeza y Tom asiento se comunicaban con galletas y yo. Me agache para quedar a la altura de la perrita.
—Caramelo saluda a Adela, mi otra chica.—Ella me dio su pata delantera y después se paro de dos patas y coloco cada una de mis hombros que preciosa era.
— ¿Cómo que tu otra chica?
—si Caramelo es mi chica.
—Entonces tendré que decirte que galletas es mi otro chico. ¿por cierto quien le pone caramelo a una preciosura como esta?
— ¿Quién le pone galletas a un perro como el que tienes?
—Buen punto.
— ¿Por qué la primera vez que vine no la vi.
—Pues porque estaba con Paul en el veterinario.
—Ah, entonces eso lo explica todo.
Estaba igual de grande que galletas, eran idéntico excepto porque los rasgos de su cara eran más fino y delicado. La acaricie a ella le gustaba, Tom me conto que casi no le gustaban que el llevara a chicas pero que yo le había agradado. Y a mí me agrado ella.
—Tom ¿Por qué no me avisas que ya llegaron?—Tere se acerco y le dio un beso a Tom en su cabeza, el sonrió un poco apenado. —Su cena esta casi lista. Hola Adela.
—hola Tere
—No sé que le hiciste a Tom pero lo tienes muy ilusionado— Tom la miro y ella igual—Mejor siéntense mientras acaba su cena.
Nos sentamos en el sofá de su sala y caramelo nos siguió y se sentó en medio de ambos. Por lo que predije sus padres no estarían. Pero me equivoque.
—Eso a mí no me interesa. —Un hombre bajaba por las escaleras, a su lado una mujer y parecían discutir. El hombre se veía mucho más grande que la mujer. —Tú debes de estar aquí en tu casa, atendiendo a tu hijo.
—Papá—Ambos se quedaron callado cuando Tom llamo su atención. —no sabía que estaban aquí.
—Nosotros tampoco, por eso es que estoy discutiendo con tu padre. — ¿Su madre? Dios pensé que era su hermana, la madre de Tom era mucho más joven que el papá podría haber pasado por su hermana.
—si eso no importa. —Me tomo de la mano y se levanto obligándome a hacer lo mismo.
— ¿Quién es tu amiga Tom?—Su madre me examino de pies a cabeza y me sonrió
—Se llama Adela y no es mi amiga, es mi novia.
— ¿Sabías que tu hijo tenía novia?—Su padre le dedico una mirada acusadora a la señora y luego nos miraron—No ¿y porque? Porque no estás aquí para…
—Se quieren callar. Adela ellos son mis padres, Jörg y Vanesa Kaulitz.
—Es un placer. —no tenía idea pero sabía que no era un buen momento, aunque mis padres nunca discutieron por ese tipo de situaciones sabía que no era un buen  momento Tom estaba un poco incomodo.
—Pues igualmente Adela ¿Por cierto tu cabello es rojo natural? Si no es así dime en que estética te lo dejaron tan hermoso.
—Mamá—Tom la regaño.
—Lo siento es que es verdaderamente hermoso.
—Tom tu cena esta lista. —Tere observo a los señores—No sabía que están aquí, les prepare algo igual. ¿Cenaran con los niños?
—sí creo que Vanesa quiera hablar con su hijo y la novia, a mi prepárame un té para mis nervios. Pasemos a la sala—el padre de Tom nos invito a pasar a sentarnos. Tom y yo ocupamos nuestros lugares enfrente de ellos, no quería imaginar cuando mis tíos hablaran con Tom.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Sigueme

Gracias por tu visita, regresa pronto