lunes, 1 de septiembre de 2014

Capitulo 13




Capítulo trece: Bajo el poder de un tarado

Se lo que pensaran: de seguro tiene un plan.
No, siento decepcionarlas, no tengo un plan. Estaba ahí de pie enfrente de Andy, mi mente ideaba un plan, pero nada aún no se me ocurría nada.
— ¿Qué voy a hacer contigo?
—Olvidar esto y seguir como si nada.
—No claro que no haría eso, creo que ahora tengo frente a mí una gran oportunidad, por todas esas que me debes. Pero tengo que pensar una buena forma de vengarme de ti. Adelita dime ¿Qué voy a hacer contigo?
—No me digas Adelita, soy Adela.
—Bueno Adela, mi querida pelirroja tonta.
—Andy yo sé que tú no te quieres aprovechar de esta situación, sabes que tú me quieres mucho y a ti no te gustaría verme mal. —Se acercó mucho más a mí me tomo de las manos y me dio la vuelta y quede de frente viendo el tráfico de la carretera de ahí abajo.
—No, fíjate que no me engañaras con eso. Lo primero que vas a hacer es deshacerte del imbécil de Kevin no quiero que mi futura novia tenga antecedente se haber salido con un imbécil como ese.
—No voy a ser tu novia.
—Lo vas a ser, pero no ahora. Escúchame bien, le vas a decir que ya no vas a ir a ese tonto partido de futbol con él, no vas a ir con nadie, eso es algo que a ti te gusta y si te lo puedo arruinar lo hare Adela.
—Andy pero…
—Te callas, aun no termino.
 Vas a regresar con Tom.
— ¿Qué? Se supone que seré tu novia, ¿Por qué quieres que salga con  Tom?
—Pues porque lo vas a ilusionar mucho, harás que se enamore de ti, y claro y después le vas a romper el corazón y le dirás que me amas a mí que por eso regresaste con él para estar cerca de mí.
—Eres un enfermo.
—No solo quiero disfrutar el dulce sabor de la venganza. —Volvió a darme la vuelta, ahora veía sus ojos claros y su sonrisa. —Y si no lo haces, le diré a Tom que Daniel es Adela y le inventare más y juro que te ira mal.
—No quiero hacerlo.
—Lo vas a hacer Adela. —Escuchamos que alguien se aproximaba.
—Vete de aquí, en la escuela te diré más de lo que vas a hacer.

No le hice caso, solo me di la vuelta y me fui del lado opuesto, ya que muy probablemente los que estuvieran llegando eran Tom y Georg.
No sabía que iba a hacer, Andy me descubrió si hubiera sido Georg en lugar de él de seguro me hubiera ido mejor. Total tenía que idear un plan con ayuda de la almohada. Ahora solo tenía que fingir que todo estaba bien, con mis amigos, aunque no sabía cómo iba a lograr aquello.

— ¿Qué cómo que Andy te descubrió? ¿Sabes lo que significa? Adela estamos perdidos, te dije que esto pasaría tarde o temprano.
—Bill no seas tan dramático, solo fue un pequeño error, pero lo tengo solucionado.
—Claro que no es verdad, solo lo dices para que me tranquilice, pero sabes algo estoy tan tranquilo como galletas.
—Por supuesto que no, estas más histérico que de costumbre.
— ¿Cómo demonios quieres que este? Andy nos descubrió.
—Yo lo voy a arreglar, si me dejas dormir, te juro que mañana tendré una solución.
—Adela estamos en serios problemas espero que pienses algo que nos ayude.
—No te preocupes Bill, lo resolveré, no le digas nada a Gustav y Tampoco a Ariana.
—Sí.

Bill salió de la habitación y la verdad es que no conseguí más que un maldito insomnio, no sabía que iba a hacer ente tal situación lo más probable era que ahora si estaba bajo su control él iba a lograr lo que quería acosta de mí. Vengarse de Tom. Aunque aun no entiendo bien lo que pasó en tercer año.
—Adela, se te va hacer tarde para ir a la escuela. —Mi tía abrió la puerta de mi habitación. Y me encontró aun en la cama. —Adela ¿Te sientes bien?
—No tía me duele mucho mi cuerpo y me cabeza. —Se acercó a mí. —Pero en un segundo me levanto y me alisto. —Ella me detuvo y sus dedos rozaron con mi rostro.
—Adela esta hirviendo. Sabes algo mejor recuéstate llamare a un doctor, y no iras a la escuela.
—Se nos hará tarde—Bill se asomó en la puerta.
—Adela no ira clase está enferma. Quédate un momento aquí, llamare a un doctor.—Mi tía salió y Bill me observo
— ¿Esto es lo que tenías planeado? ¿Enfermarte?
—No estoy enferma, pero si necesito más tiempo.
—Está bien hazlo a tu modo, nos vemos después de clase.
—Sí, no te preocupes.

Bill se fue a la escuela yo me quede en casa, el papá de Georg me fue a hacer un chequeo y logre engañarlo con eso de la fiebre, ya saben nada como sumergir un termómetro en agua muy caliente. Pensaran que soy una cobarde, mi padre me enseño a dar la cara y me sentía mal, sentía que lo había decepcionado, pero por ahora no podía hacer nada, no si no tenía un maldito plan.
—Galletas, no me mires así—Acaricie las orejas de galletas y él se acurruco en mi regazo, —Se lo que papá nos dijo y sé que al igual que el tu estas decepcionado, soy Adela Trümper y me enseñaron a dar la cara no a bajarla, pero esta situación es diferente. Andy me esta manipulando, quiere que le rompa el corazón a mi amor. Si después de todo Amo a Tom, sé que ni tú lo crees. Pero esta situación es como cuando el gran danés de la vecina te estaba buscando pleito. Tú eres mucho más chico de tamaño. Aunque esto no implica tamaños más bien fuerza y todo eso. Andy está en una poción más arriba solo por saber mi secreto. —Galletas me escuchaba con mucha atención y me lamia mis manos—Galletas sé que podre resolver esto, yo no quiero lastimar a Tom, después de todo lo quiero mucho, —Cerré mis ojos y me quede pensando en muchas cosas. ¿Sería capaz de hacerlo eso a Tom? No, claro que no. Yo lo amo y nunca le haría eso.
—Claro, pasa, si necesitas algo solo avísame.
—Si señora. —La puerta se abrió y ahí estaba el.
—Andy ¿Qué haces aquí?
—Los maestros me encargaron tu tarea.
— ¿Por qué? Bill vive conmigo.
—Pero Bill no es tu compañero de equipo.
—Pensé que eras lo suficientemente valiente para enfrentarme hoy. Pero me equivoque.
—Estaba un poco enferma.
—No te creo. —Galletas gruño un poco y le acaricie su hocico.
—Tranquilo sé que igual te cae mal, pero a él no lo puedes morder.
—Qué lindo.
— ¿Dime que quieres? No creo que sea por las estúpidas tareas.
—Quiero que aquí enfrente de mi le hables a Kevin y le digas que no iras al partido del RB.
—Esta bien, de todos modos no quería ir.

Tome mi celular y marque el número de Kevin, no tardo en contestar lo puse en alta voz y le di el cortón más simple y sencillo sin ninguna explicación.

—Ahora háblale a Tom y haz un plan con él. Recuerda que mientras más rápido sea, más rápido serás mía.
—Eres un imbécil.


—Gracias tu eres muy estúpida.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Sigueme

Gracias por tu visita, regresa pronto