lunes, 1 de septiembre de 2014

Capitulo 22


Capítulo Veintidós: Un cumpleaños doloroso.

Después de esa noche, comencé a sentirme mal, mal de verdad. Y descubrí que eso me había hecho llorar. Besar a Andy y querer a Andy no estaba bien porque yo no tenía que quererlo a él. Tom había estado llamando pero no le había contestado, solamente quería que todo esto pasara que lo quisiera más a él, o simplemente no querer a Andy.
Estaba sentada cerca de la ventana, últimamente había hecho mucho calor y de un día para otro comenzó a llover, pero esos días para mí siempre eran agradables.

—Adela—Mi tía entro a mi habitación, y me miro, aún tenía la pijama puesta espesar de haber despertó hacía ya unas tres horas, — ¿Qué te pasa? —Se acercó a mí y me abrazo, estaba llorando, yo la abrase igual y solo me dedique a llorar. — ¿Te sientes mal? ¿Quieres que le diga a tu tío que te lleve al doctor?
—No—Se sentó a mi lado y me miro confundida.
— ¿Qué te pasa?
—No sé.
—Porque no me cuentas tal vez y yo pueda ayudarte.
—Es que, es por culpa de Tom y Andy.
— ¿Qué te hicieron?
—No sé—Volví a decir—Los quiero mucho a los dos.
—Ya te estoy entendiendo. —Acaricio mi cabello—Adela es normal que quieras a ambos porque son lindos y además siempre estas con ellos, pero con el tiempo te iras dando cuenta a quien quieres más. No te preocupes que sabrán entenderte. —Me dio un beso en la frente y se quedó ahí conmigo hasta que deje de llorar.

[~]
Baje las escaleras en cuanto escuche un ruido que no me dejaba dormir, odiaba el ruido.
Pero apenas y pise la planta de abajo Bill me y brazo con fuerza y mi tío igual. Me dio un beso en la mejilla.
—Felicidades Adela. —Claro hoy era 20 de Julio día de mi cumpleaños. Sonreí y también abrase a ambos.
— ¿Les gustaría callar lo que sea que están haciendo afuera? Trato de dormir y ya que hoy es mi cumple años, pues…
—No tú vas a ir a tu habitación y te vas a poner más bonita de lo que ya estas, y después sales al jardín que te estaremos esperando.

Me mandaron a mi habitación y después de bañarme, me senté enfrente de mí espejo con la bata de baño aun puesta, mi tía me trajo unas bolsas era ropa.

—Fui a comprar algo ayer, y ya que hoy hace bastante calor, espero que te guste lo que te compre.
Sonreí y me dejo sola, la verdad es que si tenía razón había mucho calor, además ella me conocía ya muy bien y sabía que no me pondría un vestido, por eso no compro un vestido. Sonreí y me asome por la ventana Ariana, Gustav y más ya estaba ahí. Y me sorprendió que hubiera una rampa en forma de “U” y todos tenían su Skatebord, de seguro mi tío les dijo. Tome el mío que era rojo y negro, tenía mi nombre escrito en la parte de arriba. Y baje curse la puerta de la casa hasta llegar al jardín y ahí estaba ellos. Mi rio me volvió a abrazar.
—Antes que nada, ven aquí—Me dijo apartándome de los demás. —Creo que tú me tienes que decir algo.
— ¿Yo?
— ¿Cuál de esos dos es tu novio?—Mire a Tom, dios su vino, a su lado Andy.
— ¿Tendría algo de malo que fuera Tom? O ¿Qué tuviera novio?
—No claro que no, dime quien es.
—Tom.
—Solo tratare de ignorar esto y…
—Ya tío—Le di un beso y me reuní con los demás.

—Tom—Me abrazo muy fuerte—Pensé que no ibas a venir.
—La verdad es que casi, casi me tuve que escapar, mi madre me esta cubriendo con mi papá.
—Ah que bien—Me dio un beso en la mejilla y observe a Andy, desde la última vez que nos vimos no lo había hablado para nada.
—hola Adela.
—Hola—Me acerque a él para darle un abrazo, sonrió y acaricio mi cabello.

En el jardín de mi casa estaban algunos de mis compañeros y mis amigos, mi tía se encargaba de todo lo demás, no me esperaba lo de la rampa en forma de “U” esa era una de mis favoritas, Tom me tomo de la mano y caminamos con los demás hasta llegar ahí.
—Creo que ahora me enseñaras lo que tienes—Sonreí y cuando estuvimos en la parte de arriba, algunos ya se encontraban bajando y subiendo de cada lado. Andy estaba enfrente de nosotros en el otro costado de la rampa, él lo quiso así.

Tom me tomo de la mano, y seguía con esa sonrisa medio irónica y sarcástica, él fue el que se aventó primero a la aventura y bajaba, por la rampa y regresaba al lugar en donde yo estaba. Lo miraba Ariana me miro y sonrió como invitándome a pasar, sonreí y cuando sentí que bajaba hasta llegar a la base me impulse para subir a la parte en donde estaba Andy y regresar a donde estaba Tom.
Me gustaba en lo personal esa era mi rampa favorita, estuvimos alrededor de una hora esta que mi tía nos habló para cortar el pastel y de ahí otra vez a la rampa.

—Andy—Le dijo Tom desde donde estaba—Agarra a Adela de las manos la sueltas y yo la agarro aquí. —Me dio un empujón y comencé a avanzar hacia abajo, eso era una magnífica idea de no haber sido Andy el que me iba a  recibir en el otro lado. Estuve de frente con él y me sonrió me soltó y regrese con Tom, lo hicimos un par de veces. Pero en la última vuelta por llamarlo de algún modo, Andy sonrió.
—Esta hermosa Adela. Daniel es un chico lindo—Me quede ahí mirándolo sin entender sus palabras y entonces perdí el equilibrio y el me soltó. Se escuchó silencio y…me dolía y mucho.
—Eres un imbécil—escuche cuando Georg le daba un golpe a Andy y se bajaba hasta llegar a mi lado. —Adela—Los demás se acercaron.
—Me duele. Me duele. —Dije y me incorpore lleve una de mis manos a mi tobillo Georg me cargo y me llevo a una silla. Sentía que me dolía mucho mi tobillo.
—Adela yo lo siento, no fue mi intención es que tu perdiste el equilibrio y…
—Cállate—Le dijo Georg.

Mi tío se acercó a mí, Georg estaba revisando mi tobillo.
— ¿Qué paso?
—Me caí—Dije y me di cuenta que estaba llorando, me dolía mucho.
—No se preocupe señor solo fue el golpe, porque de ser así ella no aguataría el dolor, creo que necesitamos algo de hielo, para que le baje el dolor.
—Claro. —Andy estaba hincado enfrente de mí, le sonreí débilmente y me seque mis lágrimas…
—Perdóname. No era mi intención.
—no te preocupes. —Tom se jalo una silla y se sentó a mi lado
—No se preocupen sigan divirtiéndose—La mayoría después de que se aseguraron de que nada me había pasado regreso a seguir divirtiéndose.
— ¿Te duele mucho?—Pregunto Andy yo asentí y el al igual que Tom se acercó con una silla a mi lado.
Mi tío regreso con el hielo y los miro a ambos, sus manos estaban a un costado de las mías y ambos me ofrecían su mano para que la tomara, pero hasta el momento no había tomado ninguna.
—Creo que lo más adecuado sería llevarte a un doctor.
—si pero cuando todo esto acaba.
—Sí, no creo que te hayas fracturado ni nada de eso.
—No te preocupes más tarde me llevas.

Me recargue contra el respaldo de la silla y entonces si tome ambas manos me sentía mal, me dolía y mucho.


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Sigueme

Gracias por tu visita, regresa pronto