lunes, 1 de septiembre de 2014

Capitulo 26




Capítulo veintiséis: Lo lograste.
Sentía algo extraño recorrer cada centímetro de mi cuerpo; respire profundo y cerré mis ojos.
“Esto es un sueño, si es un sueño, aun no te has levantado de la cama” “por favor que solo sea un mal sueño”
Abrí mis ojos y me topé con la cara de Andy, sonreía aun. Gire mi cuerpo para ver a Tom.
—Adela ¿Qué dijiste?
— ¿Qué haces aquí? Se supone que tú ya no vives aquí. —Tom me miro molesto, confundido.
—Si se supone, ¿pero qué crees? Me la pase rogándole a mi padre, casi, casi le beso los pues para que me deje vivir aquí con mi niñera y mi chofer, para no alejarme de ti. Y resulta que lo logro, vengo a la escuela y escucho esto. —Lo mire sin reaccionar aun.
—Las cosas se están calentando—Dijo Georg, —Sera mejor que me valla.
—Te acompaño—Dijo Andy, y avanzo hasta él.
—No tú te quedas imbécil, que te tengo que decir unas cuentas cosas—Andy miro a verme y yo los mire a los dos, sentía cosas extrañas, y era la una de las pocas veces que no sabía que decir, porque no podía pensar con claridad las cosas que pasaban en ese momento.

Andy camino nuevamente, hasta mí y se quedó a lado de mí. Miro a Tom, desafiante.
—Entonces te escucho.
—Eh…Eh…pues eres un idiota, y nada más andas de rogón, porque Adela no te quiere, ya me di cuenta que tú te estas muriendo por Adela, pero es una pérdida de tiempo. Porque…
—Hay por favor Tom, nada de lo que dices tiene lógica, ella dijo que me quería besar, tú lo escuchaste, además, vamos Adela cuéntale eso que me dijiste la otra vez…
Seguía ahí sin poder reaccionar, sin hacer nada…ellos se atacaban y decían cosas sin sentido y ninguno de los dos tenía razón.

—Además, ¿Qué crees Tom? Adela no te quiere.
—No el que cree eso eres tu…y ¿sabes porque?—se clavaron la mirada aún más.
— ¿Por qué?
—Por que a ti a lo mejor y si te quería besar, pero yo sé que ella me quiere porque Adela se acostó conmigo…
Y eso, eso me hizo salir del shock…
Andy retrocedió un poco y me miro incrédulo…yo en cambio mire a Tom.
Él no tenía por qué decir eso y menos a Andy se supone que eso era íntimo, solo mío y de él.
—Tom…tu, tu no tenías por qué decir eso…y menos para demostrarle algo, sabes perfectamente lo que siento por ti…
Y entonces sentí algo húmedo que recorría mis mejillas, no, no y no estaba llorando.
Mire a ver a Andy que me seguía observando y opte por irme de ese lugar; aun no creía lo que Tom había dicho, eso, eso no se lo iba a perdonar.

—Adela, Adela—Escuche a Tom a unos pasos de mí, acelere mi paso hasta llegar a el baño de mujeres y me quede ahí, encerrada en uno de los cubículos llorando no sé por cuánto tiempo.
Pero se me hizo un poco tarde para regresar a mi salón.
Y como al principio no preste atención a nada, solo pensaba en el incidente de hacía apenas una hora, tal vez no tanto.

—Adela ¿Qué te ocurre?
—Nada, ¿Por qué?
—Es que en todo el camino no has dicho una sola palabra, ¿te fue mal en el primer día de clase?
—Si un poco, pero nada de lo que me tenga que preocupar. —Bill me miro de reojo y mi tío por el espejo retrovisor del coche.
— ¿Segura? Te veo un poco distraída.
—si no pasa nada.
—De acuerdo—dijo aun con la duda de si pasaba o no algo.
Bill en cambio sabía que pasaba algo y no quería enfrentarme a su cuestionario porque en primer lugar no aguantaría, segundo no subiría que decirle y tercero prefería dejar lo de la mañana así, por la paz.
Pero con Tom no iba, y no quería hablar con él.
Claro que mi teléfono estuvo suene y suene toda la tarde, Andy y Tom.
No sabía con quién era peor hablar si con Andy o con Tom.
— ¿Qué quieres? ¿No tuviste suficiente con lo de la mañana?
—precisamente por eso te hablo, solo quería disculparme yo no debí hacer eso, pero Tom el si se pasó.
— ¿Y crees que me interesa?
— ¿Y es verdad?
—Eso a ti no te importa, déjame en paz…lo lograste ya no quiero ver a Tom. Pero tampoco te quiero ver a ti, a ninguno los dos son unos idiotas, espero que estén felices

Colgué sin dejar que contestara y nuevamente me sentí mal, triste, enojada, demasiadas emociones y nada de control sobre ellas.
[~]

—Adela espera—Cuando llegue a la escuela lo primero que vi en la entrada fue a Tom, que hacia guardia. Me tomo del codo y me detuvo.
— ¿Qué quieres?—Puse una expresión que había practicado toda la noche, para que no se diera cuenta de que me había dolido lo que dijo el día anterior.
—No contestaste mis llamadas y mis mensajes.
—No quería hacerlo, es mas no te quiero ver y menos saber nada de ti.
— ¿Pero porque?
—Te parece poco haberle dicho a Andy, eso que ya sabemos.
—Adela pero tenemos que hablar, además tú lo ibas a besar y yo…dime que no lo quieres.
—No lo quiero y a ti tampoco. Aléjate de mí, no quiero tenerte cerca.

Odiaba no tener cerca a Tom pero él se lo merecía, por haberle dicho eso a Andy nunca lo espere de él, tal vez si pero pensé que ya no le importaba tanto eso de presumir que se acotaba con todas sus novias y simplemente fue doloroso para mi escuchar eso, porque me dejo mal.
Así que me dedique a ignorarlo todo lo que quedo del día, no le hice caso y aunque me hizo falta trate de disimularlo, si lo tenía lejos podría pensar en Daniel; en como desaparecerlo.
“Adela sé que me quieres hablar, y sabes algo te estaré esperando”
Tom no dejo de mandar mensajes a mi móvil, toda la clase estuvo vibrando adentro de mi mochila mi teléfono, pero no le hice caso, a todas y cada uno de sus mensajes los elimine.
Seguía sintiéndome mal, no sabía que iba a hacer, o que iba a pasar conmigo y con él, por el momento me lo quería sacar de la cabeza pero no podía, cualquier cosa me recordaba que estaba molesta con él y que lo quería mucho.
“Adela deja de pensar en él, concéntrate”
Eso era lo que trataba y no podía.


Hola…
Bueno pues el capítulo esta corto pero es que me siento mal, no se me duele un poco la cabeza y eso creo que tengo insolación, espero actualizar mañana se los prometo. Porque ya estoy escribiendo el siguiente así que espérenlo :D


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Sigueme

Gracias por tu visita, regresa pronto