miércoles, 17 de septiembre de 2014

Segunda Temporada—Como Solíamos hacerlo.






Segunda Temporada—Como solíamos hacerlo.
Capitulo uno. Malas intenciones.
Por: Tom





Tenía cierto dolor de cabeza, y le echaba toda la culpa al alcohol que había metido a mi cuerpo la noche pasada. Pero era 15 de enero y no había recibido ni una sola llamada de mi madre, o de mi niñera. O de mi chofer. Mi padre me había odiado desde que decidí no ser un gran empresario como él. Tanto así que cuando termine de estudiar simplemente me quito mucho de los lujos que tenía, aunque no me importaba del todo, después de todo yo era una persona que solía hacer las cosas por si sola.

—Buenas días—Salude al entrar al edificio.
—Buenos días Tom

Camine sin tomarle mucha importancia a nada, era típico de mi llegar a trabajar al día siguiente medio borracho o crudo lo mejor del caso es que nadie se nada cuenta. Nicole se aproximó a mí con la agenda, se veía tan fresca y probablemente desde que me vio entrar a la oficina se dio cuenta que no estaba en mis cinco sentidos.

—Tom, te he estado llamando Martin está muy desesperado, te está esperando con todas las modelos en el estudio de fotografía.
—Pues no lo hagamos esperar más. Vamos. —Camine hasta el estudio sin detenerme a dejar mis cosas—Puedes ir por un café bien cargado.
—Oh Tom. ¿Volviste a tomar?
—Nunca lo deje de hacer, ahora por favor, ve por el café después hablamos.
                                                                                                
Nicole era la única de mis asistentes que me había durado dos años, todas la demás se habían ido después de darse cuenta que lo que paso entre ambos solo era de una noche, Nicole ella tenía un hijo de dos años, y desde que llego a mi vida se había vuelto mi mejor amiga. Así que ella sabía casi todo lo que había ocurrido en mi vida. De Adela, no sabía nada más que estaba con su perfecta vida en Cambridge. Y la última vez que hablo conmigo, fue para decirme que era un idiota pero que no era más idiota que ella por haberme creído. Realmente no sé qué le hice. Pero las mujeres son así. Se molestan sin motivo alguno y simplemente desaparecen de tu vida; supongo que termino de estudiar, que ahora tiene un trabajo y que tal vez tiene a alguien. Que de seguro es como ella.

— ¿Dónde demonios estabas? Estamos retrasados una hora Tom.
No importa donde estaba. Lo importante es que ya estoy aquí, y que terminamos en un segundo.
— ¿Estabas tomando?—Me dijo mientras quitaba los lentes oscuros—Demonios Tom. Ya el alcohol hace mucho daño.
—Vamos ni siquiera mi madre, me regaña para que…
—Después hablamos.
—Necesito más luz—Le dije mientras los chicos del staff trabajaban y entonces me puse a examinar a las modelos antes de empezar la sección de fotos. Mi vista se detuvo en una pelirroja de piel apiñonada y ojos marrones—Martin—El me miro desde la otra esquina y se acercó.
— ¿Ahora qué demonios paso?
—Quiero que me digas como se llama la chica que está en medio de todas.
—Anahí ¿Ay algún problema?
—Sí, ella es pelirroja y creo que habíamos acordado que yo no trabajaba con chicas con el cabello rojo.
—Joder, Tom no se cual sea tu puto trauma con las pelirrojas, lo cual me parece estúpido, Anahí es bonita.
—No estoy diciendo lo contrario. Creo que mi contrato dice que yo puedo despedir a las modelos, y te puedo despedir incluso a ti porque al final yo decido si las cosas están bien.

Martin me observo incrédulo, y sin poder articular palabra alguna. Y yo lo veía con una sonrisa en los labios, no estaba dispuesto a trabajar con alguien que tuviera algún parecido con Adela.
—De acuerdo. Lo solucionare. Ve a tu oficina y regresa en una hora.
—Así me gusta.

Camine a mi oficina y en el camino me encontré a Nicole con mi café.
—Tom, estén ay alguien en tu oficina que quiere verte.
—Si es Campbell. Ve y sácala para que me pueda relajar.
—No, no es Campbell, a ella le prohibieron la entrada a las oficinas hace unas semanas.
—Esa es una excelente noticia. Si es alguna otra chica igual sácala.
—No es tu padre.

Me detuve en seco, antes de captar lo que ella había dicho que yo recuerde no había salido nada acerca de mí en las noticias o en las revistas que avergonzara tanto a mi padre para que viniera personalmente a verme.
—Por favor que nadie me moleste.
—Sí, lo tengo bajo control. Él está en tu oficina.

Asentí y antes de abrir la puerta tome una gran bocanada de aire. No sabía a lo que me enfrentaría hoy.

—Buenos días. —La silla del escritorio giro y ahí estaba mi padre, sentado bebiendo lo que parecía ser Wiski si había un culpable de mi problema de alcoholismo ese era mi queridísimo padre— ¿Qué demonios haces sentado en mi silla?
—Vamos, hijo pasa, toma asiento—Lo miro ofendido y el soltó una carcajada. —Que grande estas Tomy.
—Tom. Papá Tom.
—Bueno Tom, dime quieres tomar algo más fuerte que un café.
—No, ¿Dime que quieres?
—Oh vamos hijo así tratas a tu padre después de haber seguido el  camino que yo no quería.
—Dime que quieres estoy ocupado.
—Está bien.
—Quiero que regreses a casa con tu madre, conmigo y con Paul y Tere.
— ¿Qué te hace pensar que regresare?
—Te tengo una oferta de trabajo. —Y no pude evitar reír.
—Vamos, quieres que yo tu único hijo incompetente regrese a casa para trabajar contigo. Hay por favor padre deja de tomar que el alcohol te está matando las neuronas. ¿Para que regresaría a casa?
—Por ella—Dijo sosteniendo el portarretratos. —Me tome la libertad de quitar la foto que estaba ocultando una muy hermosa foto
—Dame eso—Le arrebate la foto de Adela de quince años. Que estaba debajo de mi foto con mi perro caramelo, que la escondía muy bien.
— ¿No vas a preguntar que tienen que ver Adela en este asunto?
— ¿Qué tiene que ver Adela en este asunto?
—Sabias que el padre de Adela fue mi socio por mucho tiempo, claro antes de que decidiera quitarse la vida. Y dejar todo lo que le pertenecía a su hermosa, inteligente y única hija que tuvo. Mira Tom, hace unas semas se leyó el testamento de Daniel Trumper mi más grande socio y porque no decirlo amigo—Dijo poniendo sus pies encima del escritorio. —Y bueno recuerdo que tú y Adela fueron novios, pero hasta para eso fuiste un completo imbécil y la dejaste ir. Y no pude decirle nada porque ella aun no tenía idea de cuánto le había dejado su padre.
—Estas diciendo que Adela es tu…
—Si así es hijo mío. El testamento tenía una cláusula que decía que si Adela no estudiaba nada relacionado con empresas entonces todo pasaría a mí, y yo quedaría como el socio mayoritario de la empresa. Pero me lleve una decepción al descubrir que la pequeña Adela es una de las mejores economistas. Y por lógico todas las acciones de su padre pasaron a pertenecer a ellas.
— ¿Y qué quieres que haga? ¿Qué la seduzca y la convenza de que te ceda sus acciones?
—Vaya me enorgulleces no eres tan imbécil como pensaba. Pero no es exactamente lo que quiero. Yo quiero que la conviertas en mi nuera. Quiero que te cases con ella y que tengan un hijo, así pues no me dolerá tanto cuando tenga que dejarle toda la empresa a ella o a mi futuro nieto.
—No lo hare.
—Vamos Tom, sabes que si lo harás solo que como siempre te estás haciendo del rogar. Oh bueno que te parece si solo la embarazas para que me des un nieto que estudie lo mismo que ella y se convierta en el heredero. Así la empresa quedara en manos de un Kaulitz
—Lárgate. No lo hare.
—Bueno no pienso discutir contigo, pero en caso de que cambies de opinión debes de estar en Leipzig, en la nueva casa antes del 10 de marzo.  Y aquí te dejo la dirección del departamento en donde estamos tu madre y yo. A Paul y Tere les gustara verte. La cena es a las 8.

Y sin más que decir salió de mi oficina.

Mi padre se había vuelto un completo lunático. Nunca hubiera pensado que él y el padre de Adela estuvieran asociados. Y ahora solo por su ambición quería que fuera al encuentro con Adela.

—Dime Tom, ¿Qué pasa?—Dijo Nicole.
—Necesito que reserves dos boletos de avión, con destino a Leipzig, para el primero de marzo. Uno es para mí y el otro es tuyo. Porque voy a hacer un viaje largo.
—Tom pero yo no tengo familia ahí.
—No importa te quedaras conmigo. Y vas a llevar a tu bebé. Ya me voy, cualquier cosa me llamas al celular cenare en casa de mis padres esta noche.
—De acuerdo.

Me encamine a la salida pensando en la decisión que acababa de tomar, no es que pensara que Adela me esperaría con los brazos abiertos pero necesitaba con urgencia regresar a ella y verla, para saber si de verdad la había olvidado o solo yo me hacía al idiota creyéndolo y engañándome a mí mismo.

—Sabes me alegra que lo hayas pensado bien. Ya vas a ver que ella estará muy feliz de verte.
—Papá pero que se supone que hare en tu empresa.
—Bueno ya que no tienes habilidades para la economía o finanzas tú vas a ser el jefe de producción y eso. Ósea estarás en el área en donde se producen los comerciales y videos y todo eso que tú sabes hijo—Mi padre me abrazaba mientras seguía bebiendo.
— ¿Dónde está mi madre?
—No tarde en llegar, ya sabes cómo es ella. ¿Saludaste a tu niñera?
—Si también a Paul.

El departamento donde se estaba quedando mi padre era grande y aproveche para echar un vistazo a algunas revistas que la tenía ahí. Me llamo la atención una en especial era un numero reciente donde hacían oficial el nuevo cargo de Adela en la empresa de mi padre, mencionaban a su fallecido padre y  a ella la adornaban como todo lo que era una mujer hermosa, inteligente y muy capaz. En la portada estaba ella que vestía como toda una ejecutiva a lado de mi padre pero en la revista no mencionaban más acerca de su vida y yo moría de ganas de saber si ella tenía novio, amenté o algo que se le pareciera. Aunque no quería saberlo porque bien sabía que aunque no lo aceptara me moriría de celos.

4 comentarios:

  1. Yo quiero saber que pasara, porfi publica otro capitulo.
    Adoro esta fic, solo quiero saber que pasara cuando se entere que Andy le gano a la chica.

    ResponderEliminar
  2. Oh ya quiero leer más, ya me imagino a Tom intentando seducirla.
    Jajaja publica pronto n_n

    ResponderEliminar
  3. Ow ay que ver que pasara, el padre de Tom es todo un personaje...

    ResponderEliminar
  4. Ay ya se acerva el tan esperado y ansioso encuentro entre Adela y Tom!! *.*

    Siguelaaaa

    ResponderEliminar

Sigueme

Gracias por tu visita, regresa pronto